En un contexto complejo, dramático y excepcional como el que la pandemia del covid ha marcado en nuestras vidas desde hace un año, en San Martín del Rey Aurelio nos aferramos a la palabra ‘resiliencia’ para superar las adversidades y salir fortalecidos de este tsunami que ha provocado una crisis sanitaria, económica y social sin precedentes.

Si algo hemos aprendido de esta pandemia es la prioridad de la sanidad por encima de todo. Y ahora que las vacunas nos dejan ver la luz al final del túnel, en San Martín del Rey Aurelio tenemos además motivos para afrontar el presente con optimismo. Porque este año va a ser determinante para la ejecución del diferentes proyectos de envergadura para nuestros vecinos y vecinas. Como el nuevo centro de salud de Sotrondio, con un presupuesto de 3 millones de euros, con amplias instalaciones, nuevos servicios y modernos equipamientos adaptados a los tiempos actuales.

De igual modo, la pandemia nos ha enseñado que la sanidad y la investigación caminan de la mano, y que la inversión en ciencia es fundamental para hacer frente a los desafíos del futuro. Por ello, en los próximos meses con una financiación de 7,8 millones de euros de los fondos mineros ya aprobada, echaremos a andar la ampliación del Edificio Tecnológico localizado en El Entrego, donde se ubica el Centro de Investigación en Nanotecnología y Nanomateriales (CINN), reconocido en el ámbito científico por sus más de 30 patentes, relacionadas con la salud y otros campos.

Es nuestro propósito fomento esta economía del conocimiento como también otros modelos relacionados con las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Así pues, prevemos para este año la urbanización de la primera fase del polígono empresarial de Venturo, con una partida económica de 600.000 euros de fondos mineros, al objeto de favorecer el asentamiento de nuevas empresas vinculadas con el sector TIC.

Nuestro compromiso igualmente pasa por recuperar la zona rural, donde ya hemos contratado la renovación de las 3.100 luminarias del alumbrado rural. Se trata de un proyecto de eficiencia energética y desarrollo sostenible, presupuestado en 1 millón de euros, cuya ejecución comenzará en los próximos meses. A esto hay que sumar el avance en la extensión de la fibra óptica en los núcleos rurales para romper la brecha digital y democratizar el acceso a las tecnologías de la comunicación a particulares y emprendedores.

Son todos ellos proyectos ilusionantes y de futuro en los que vamos a centrar nuestros esfuerzos, como también en el día a día y en otras iniciativas igualmente importantes de las diferentes concejalías, trabajando siempre en favor de los intereses generales del municipio y en la mejora de la calidad de vida de todos y cada uno de nuestros vecinos y vecinas.