Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rioglass, entre sol y nubes

La multinacional ha crecido internacionalmente desde Lena y Mieres al tiempo que ha reducido a la mitad la plantilla que mantiene en el valle

La factoría de Rioglass Solar I, en el polígono de Villallana, en Lena. | LNE

La factoría de Rioglass Solar I, en el polígono de Villallana, en Lena. | LNE

Rioglass es, junto a Thyssen, la firma de referencia dentro del proceso de reindustrialización emprendido en los noventa en el valle Caudal. La división dedicada a la fabricación de paneles y tubos para instalaciones termosolares, con sede en Mieres y Lena, se mantiene como el último bastión en un entramado empresarial que en la comarca se ha ido desmembrando y mutando. Bajo el nombre completo de Rioglass Solar, fue la primera empresa en introducir los espejos parabólicos templados en el mercado, así como la primera en desplegar comercialmente facetas de espejos de helióstatos con una estructura de soporte integrada. Todo ello gracias a la semilla germinada en Asturias. Ahora bien, este proyecto solar también ha tenido periodos de nubarrones y tormentas, con una nueva borrasca en el horizonte.

Los nuevos dueños de la compañía (Atlántica Yield), que actualmente centraliza en Lena su actividad industrial en la comarca, han trasladado al comité de empresa la necesidad de abordar un cese temporal de actividad debido a la falta de pedidos. En principio, la medida incluye regular de empleo a los cien trabajadores que integran actualmente la plantilla. El SOMA-FITAG-UGT percibe que se trata de una estrategia para abordar despidos que conlleven, a medio plazo, transformar el actual “empleo fijo, estable y de calidad en contratos temporales en precario”. Achacan la situación a una mala planificación y no ven peligro alguno para la viabilidad de la factoría a medio y largo plazo.

Y es que Rioglass Solar ha logrado un notable éxito empresarial, con la innovación arraigada en la cultura de la empresa. Abastece a todas las grandes empresas involucradas en la industria de la CSP (cilindro parabólico, torre central, Fresnel lineal y Dish Stirling). En los últimos años sus componentes se han vendido en España, Estados Unidos, Argelia, Marruecos, India, China y Sudáfrica. Paralelamente, desde que en 2007 Rioglass Solar se instalase en Lena, la multinacional ha ido creando factorías en otros países, empezando por Estados Unidos (en Arizona).

La expansión y arraigo de Rioglass Solar en el mercado ha ido acompasada de periódicas crisis laborales en sus plantas de Mieres y Lena. El parón de las energías renovables provocó en 2010, en plena crisis internacional, un importante stock en los almacenes de la multinacional, que en su momento recibió en Asturias 10,2 millones de euros en ayudas públicas. Por entonces, las dos plantas de la comarca trabajaban a un ritmo similar, con una plantilla conjunta de 200 trabajadores, el doble de los actuales. Hubo regulaciones de empleo y el empleo comenzó a reducirse. La planta de Lena fue, poco a poco, asumiendo el peso de la producción.

Rioglass Solar volvió a sufrir una grave crisis en 2013, alternando durante meses regulaciones temporales de empleo con despidos. La compañía alegó el bloqueo de pedidos y problemas de financiación de sus clientes para justificar su posición.

Compartir el artículo

stats