Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Langreo hace inventario de daños tras el cierre: “Las ventas cayeron notablemente”

El municipio abandona las restricciones, que se prolongaron 26 días, con críticas de la hostelería y una llamada a la prudencia de la Alcaldesa

Por la izquierda, Amelia Paz y Olvido Nicolás, en el Café Vaivén de Sama. | E. P.

Por la izquierda, Amelia Paz y Olvido Nicolás, en el Café Vaivén de Sama. | E. P.

Tras 26 días, Langreo ha dejado hoy atrás el cierre perimetral y las restricciones que lleva aparejadas el sistema “4 Plus”. “La incidencia descendió de 320 a 160 por cien mil habitantes en catorce días y eso significa que los vecinos hicieron las cosas bien y que las medidas funcionan, aunque son impopulares, pero cuando se aplican y se cumplen son efectivas”, aseguró la Alcaldesa, Carmen Arbesú. La regidora quiso, en la primera jornada sin las limitaciones adicionales decretadas por el Principado, lanzar un mensaje de “prudencia” a los ciudadanos y así evitar que la situación epidemiológica empeore y se apliquen nuevas medidas restrictivas.

Clientes, ayer, en el mercado de Sama y Valdemar Fonseca en su puesto. | E. P.

Entre ellas las que afectan a los establecimientos hosteleros, que en Semana Santa tuvieron que cerrar el interior, sirviendo solo en las terrazas o comida para llevar. “Las ventas cayeron notablemente”, coinciden Luisa Vallina, propietaria del restaurante y sidrería El Gaucho, de La Felguera, y Amelia Paz, dueña del Café Vaivén, de Sama.

Luisa Vallina en la terraza de su negocio, la sidrería El Gaucho de La Felguera.

Eso ocurrió en locales que permanecieron abiertos porque otros siguen cerrados, remarcó Javier Fernández, representante de la patronal hostelera Otea en el municipio, que aludió a la “indignación” de los hosteleros de “la región más restrictiva, que aplica medidas incoherentes”. En la última jornada de restricciones, señaló Luisa Vallina, “vino una tromba de agua y tuvimos que levantar las terrazas cuando la gente estaba comiendo y el interior cerrado”. Y es que “esto es Asturias y un día hace bueno y tres malo y no se puede estar en las terrazas”, añadió. En las cerca de cuatro semanas en las que se aplicó el sistema “4 Plus” en Langreo, aseveró Amelia Paz, “acompañó el tiempo varios días pero ahora viene una semana de lluvia”.

Valdemar Fonseca en su puesto, instalado ayer en el mercado de Sama.

La jornada en la que Langreo ha abandonado las restricciones coincidió con la celebración del mercado semanal en Sama. Los vendedores han apreciado hoy una mayor afluencia de compradores respecto a las anteriores semanas. Aún así “no se recupera el nivel que había hace más de un año”, aseguró Valdemar Fonseca, en su puesto de alimentación instalado en el parque Dorado, ubicación a la que fue trasladado meses atrás el mercado desde las proximidades de la Casa Consistorial para que dispusiese de más espacio.

“Esperemos que la situación mejore”, dijo tras apuntar al descenso en las ventas en estas semanas en las que se aplicó el cierre perimetral en Langreo. En la jornada en la que Sama registra mayor afluencia, la del lunes, en las conversaciones de los clientes en el mercado ganaban claramente las referidas a la vacunación.

Ya fuera de las restricciones del “4 Plus”, el sector hostelero muestra su disconformidad con la limitación de la consumición en el interior de los locales a las nueve de la noche cuando en las terrazas se permite hasta las once. “Está bien que podamos abrir dentro pero estos horarios afectan a las cenas porque muchas veces no se pueden servir en las terrazas”, manifestó Luisa Vallina, aludiendo a las temperaturas. Esta es “una solución para el sur pero no para Asturias”, dijo Javier Fernández, que abrirá parcialmente tres de sus seis centros de trabajo, que llevan cerrados los últimos meses.

“Estamos muy disgustados y quemadísimos, de la administración recibimos aplazamientos de pagos, que ya tuvimos que hacer efectivos”, afirmó. En cuanto a las ayudas, “se dan por NIF y no por negocio” y unas cantidades muy inferiores a las que se conceden en otros países. “Si nos cierran tendrán que indemnizar”, añadió Javier Fernández. Langreo se mantuvo hasta el 31 de marzo como el único concejo de los de más de 30.000 habitantes que aún no había entrado en las limitaciones del “4 Plus”. Tras salir de las restricciones, la Alcaldesa pidió a los vecinos: “Sigamos cuidándonos para no volver atrás”.

Compartir el artículo

stats