Un mierense anónimo realiza desde hace algún tiempo “performances” en diferentes lugares del casco urbano. La última actuación de este artista heredero del humor absurdo del recordado Nel Amaro se localiza frente a la iglesia de San Juan, junto a la plaza sidrera de Requejo. Aprovechando el tocón de un árbol talado junto al acceso al principal templo de la ciudad, el tronco seco se ha convertido en una fuente, en este caso también desecada. En la fotografía, el falso surtidor instalado frente a la iglesia.