Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La bolsa de empleo del cierre de térmicas: 53 subcontratados de Lada se inscribieron

Tan solo dos de los trabajadores que se apuntaron fueron llamados, y únicamente para recabar información, cuando se cumple un año de esta medida

Una protesta contra el cierre de las térmicas, ante la central de Lada. | F. Rodríguez

Una protesta contra el cierre de las térmicas, ante la central de Lada. | F. Rodríguez

Ante el cierre de las centrales térmicas de carbón, como fue el caso de la planta que Iberdrola tiene en Lada, y al igual que ocurrió con los excedentes de la minería del carbón, el Instituto para la Transición Justa creó un registro en el que se podían inscribir los trabajadores de las empresas titulares de las centrales, así como de las contratas con el objetivo de facilitar su reinserción laboral. Una bolsa que se creó hace un año y que, en el caso de Lada, consiguió que se apuntasen 53 personas, todos de empresas auxiliares. Sin embargo, tal y como ha podido saber este periódico, en este tiempo tan solo han llamado a dos personas, y solo a título informativo para conocer cuál era su situación.

Esta medida se enmarcó dentro del acuerdo firmado el 17 de abril de 2020 entre la vicepresidenta cuarta del Gobierno y Ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera; la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, los sindicatos UGT y CC OO, y las compañías Iberdrola, Naturgy y Endesa, propietarias de las plantas que estaban en proceso de cierre. El pacto, denominado “Acuerdo por una transición energética justa para centrales térmicas en cierre: el empleo, la industria y los territorios”, incluía el citado registro, entre otras acciones.

La bolsa tenía como propósito “facilitar la inserción laboral” de los trabajadores que se hubieran registrado previamente “a través de las oportunidades de empleo que surjan, tanto en las labores de desmantelamiento de las instalaciones ya inoperativas, como en las nuevas iniciativas empresariales que surjan en torno a estas”. Asimismo, “les dará acceso a iniciativas de distinto tipo, como actividades formativas con que mejorar su empleabilidad”. En el caso de la térmica de Lada, sólo se apuntaron los trabajadores de las contratas, 26 de Dominium, seis de Prosegur, 15 de Lacera y otros seis empleados más procedentes de distintas empresas. De ellos, hay personal dedicado a seguridad y limpieza que siguen en la central mientras se desarrollan los trabajos de desmantelamiento de la planta. También hay otros que acabaron encontrando otros empleos, pero del registro sólo se ha llamado a dos personas con el objetivo de conocer si ya habían encontrado otros trabajos y cuál era su situación.

También hay tres trabajadores procedentes de la contrata Dominium que han sido llamados para trabajar en las labores de desmantelamiento, si bien la llamada no se produjo por estar en la bolsa de empleo, sino que los llamó la empresa que actualmente realiza estos trabajos para cumplir el acuerdo que se había alcanzado previamente con los trabajadores de las contratas.

El secretario general de UGT en el Nalón, Ángel García, señaló que la bolsa de empleo “parece más un lavado de cara, porque no está resultando efectiva, además tampoco hay proyectos de futuro por parte de Iberdrola donde colocar al personal, más allá del desmantelamiento de la central”. Además, explicó la “impotencia” que sienten al respecto los empleados ya que, un año después de la firma del acuerdo, “vemos que no se cumplen los acuerdos”.

Y es que hasta el momento sólo se conoce el proyecto presentado por Iberdrola para hacer una planta de hidrógeno verde en los terrenos de la térmica. Para ello ha solicitado ya financiación a la Unión Europea (UE) con cargo a los fondos del llamado “Next Generation”, el programa impulsado por Bruselas para levantar a la economía comunitaria tras el contagio del coronavirus. No obstante, los sindicatos ya se han encargado de templar las expectativas. Según las cuentas que manejan, este proyecto tan solo ayudará a mantener 12 puestos de trabajo. Una mínima parte de los 150 que tenía la térmica (95 de ellos directos, más otros 55 indirectos que las compañías también se han comprometido a mantener).

Desde el Gobierno del Principado aseguran estar en contacto estrecho con Iberdrola para buscar alternativas y una salida a la situación actual. Si bien consideran, como ya apuntaban los sindicatos, que el proyecto de la planta de hidrogeno verde “no es suficiente”. Algo que remarcó en consejero de Industria, Enrique Fernández, en el Pleno de la Junta General del Principado y que volvió a repetir la directora de Energía, Minería y Reactivación del Principado, Belarmina Díaz, durante la visita que giró hace unos días a la térmica. La alcaldesa de Langreo, Carmen Arbesú, también exigió a la compañía un mayor compromiso.

Compartir el artículo

stats