El Corredor del Nalón vivió ayer una jornada con circulación muy densa, y prolongadas paradas en los semáforos que regulan el tráfico en las obras de los túneles de Sotrondio –en la imagen–. El motivo: que durante todo el día estuvo cortada la carretera “vieja” entre Barredos y Blimea. Todo ese tráfico se dirigió al Corredor.