DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piden siete años y medio de cárcel para un agente de seguros por estafar a 2 amigos

La Fiscalía acusa a un trabajador en una oficina de Langreo de quedarse con 24.000 euros que sus allegados querían invertir

Un fajo de billetes

Un fajo de billetes

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita siete años y medio de prisión para un agente de seguros de Langreo acusado de estafa 24.000 euros a dos clientes con los que mantenía una estrecha amistad. La acusación pública sostiene que el acusado, de 41 años de edad, conocía desde hacía años a las dos víctimas, “con los que mantenía una relación de amistad y confianza, habiendo incluso conseguido trabajo a unos familiares de ambos en la oficina de seguros de Langreo”, donde trabajaba como agente mediador exclusivo de la entidad.

El acusado ofreció a los dos afectados invertir dinero en unos fondos de la empresa de seguros con un interés de 3,5 por ciento. Siempre según el planteamiento de la Fiscalía, guiado por la confianza que tenía en el acusado, el primero le entregó 5.000 euros el día 21 de febrero de 2014 y otros 5.000 euros en el mes de abril de ese mismo año. El acusado le entregó dos documentos de la entidad de información general de la póliza contratada, denominada Patrimonio Oro Premium, con una prima anual de 5.000 euros, uno de fecha 7 de marzo de 2014 y otro 14 de abril de 2014. No obstante, las pólizas no se hicieron efectivas al no haber procedido el acusado al abono de las primas con el dinero que se le entregó, que el acusado incorporó a su patrimonio.

La Fiscalía argumenta que previamente, “con idéntica finalidad de invertir en un fondo de inversión de la entidad y guiada por la relación que mantenía con el acusado”, la otra víctima había entregado al agente a través de su hija la cantidad de 14.000 euros el día 30 de diciembre de 2013. El acusado no formalizó fondo alguno e incorporó el dinero a su patrimonio.

Ante la falta de abono de interés alguno y tras el transcurso del tiempo, los implicados preguntaron por sus inversiones al acusado, que, para que no desconfiaran, “les entregó una fotocopia que aparentaba ser una cédula de citación de fecha 4 de junio de 2019 extendida en papel de oficio con un sello de juzgado y una firma manuscrita ilegible, supuestamente dictada en el procedimiento de ejecución de títulos no judiciales … seguido en el juzgado de Primera Instancia número 3 de Langreo”. El escrito autorizaba al acusado a realizar unos cobros en el banco, así como una fotocopia que aparentaba ser una cédula de citación con las mismas características que la anterior, en la que se informa de la expedición de un mandamiento de devolución a favor del implicado varón por importe de 21.000 euros y a favor de la víctima mujer por importe de 16.000 euros. El acusado se las entregó para que, con base a esas cédulas, acudiesen al Juzgado a cobrar los mandamientos, por el dinero que le habían entregado. Las cédulas no se corresponden con ningún procedimiento seguido en el ese juzgado, no existiendo mandamiento de devolución alguno.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito continuado de estafa , según se recoge en el Código Penal. Al acusado también se le achaca un delito continuado de falsedad en documento oficial del artículo 392 del Código Penal, en relación con el artículo 390.1.2y el 74.2.

El Ministerio Fiscal solicita por el primer delito, o subsidiariamente por el segundo, 5 años de prisión, inhabilitación especial para el ejercicio profesión relacionado con la mediación de seguros y multa de diez meses, con una cuota diaria de 10 euros y responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago. Por el segundo delito, se solicita 2 años y 6 meses de prisión y multa de 10 meses, con una cuota diaria de 10 euros y responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago.

En concepto de responsabilidad civil, la Fiscalía solicita que el acusado indemnice a las respectivas víctimas con 10.000 euros y 14.000 euros, más los intereses legales correspondientes. De estas cantidades responderá como responsable civil subsidiario la entidad aseguradora.

Compartir el artículo

stats