DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El concurso de ideas para el ferrocarril turístico de Mieres recibe 14 propuestas

Trece de los proyectos presentados proceden de la Universidad de Oviedo, mientras que el otro restante llega desde Castilla-La Mancha

Los concejales Juan Ponte y Delia Campomanes, junto al profesor Pedro Plasencia. | A. Velasco

Los concejales Juan Ponte y Delia Campomanes, junto al profesor Pedro Plasencia. | A. Velasco

El concurso de ideas organizado por la Escuela Politécnica de Mieres y cuyo objetivo es el desarrollo de un tren turístico aprovechando los recursos existentes en el municipio se ha saldado con la presentación de catorce propuestas. Un número muy similar al obtenido en las anteriores ediciones –ya van por la tercera–, pero con un origen distinto. Y es que trece de los proyectos presentados proceden de la propia Universidad de Oviedo, mientras que la iniciativa restante procede de la Universidad de Castilla-La Mancha. No hay en esta ocasión participación desde Latinoamérica, a pesar de la promoción que se realiza al otro lado del charco, algo que se puede achacar a la actual pandemia que asola al mundo.

El responsable del certamen, el profesor y coordinador del Máster en Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos, Pedro Plasencia, destacó que los trabajos presentados “son interesantes porque ofrece distintas soluciones que se pueden llevar a la práctica o servir de base para un futuro proyecto”. El certamen pretendía que los alumnos pensasen en cómo recuperar un elemento histórico como es el tren y ofrecer un uso turístico nuevo. Además, la idea da cuenta del compromiso que la entidad académica quiere tener con el concejo de Mieres: “Este concurso supone una muestra de la implicación que quiere tener Universidad de Oviedo con el lugar en que estamos implantados”, aseguraba el propio docente. El concurso, como en anteriores ediciones, cuenta con el respaldo del Ayuntamiento de Mieres, donde aseguraron que tomarán buena nota de las iniciativas presentadas por los alumnos.

Tras la recepción de los trabajos, tan sólo queda la reunión del jurado, que se producirá a finales de mes, mientras que el acto de entrega de premios tendrá lugar durante la primera semana de junio, a falta de fijar un día exacto.

Pedro Plasencia lamentó que este año no hubiera proyectos extranjeros, como sí ocurrió en las ediciones pasadas. “De hecho, la ganadora del concurso el año pasado procedía de Argentina. Supongo que la pandemia habrá influido bastante, ya que en general los proyectos se suelen presentar por grupos de alumnos, no de forma individual”.

Si en la edición de este año se pide el desarrollo de un tren turístico, el concurso del ejercicio anterior proponía a los alumnos el desarrollo de un carril bici. El reto era articular una ruta que atravesase la ciudad de norte a sur. Un “paseo” de 3 kilómetros que debía integrar por completo la ciudad y “revitalice” el entorno urbano. La ganadora del certamen fue Marina Giribaldi, estudiante de Arquitectura, Diseño y Urbanismo en Buenos Aires (Argentina). Un año antes se pidió a los estudiantes que ofrecieran ideas para eliminar la barrera que suponen la autovía y las vías del tren e integrar el río Caudal en la ciudad. El objetivo no era sólo ver de qué manera se podían eliminar las infraestructuras, sino que también había que proponer qué hacer en los terrenos que quedasen libres.

Compartir el artículo

stats