Las obras para arreglar el túnel del Corredor del Nalón en Sotrondio obligan a cortar la circulación desde este lunes y hasta el 2 de agosto. Todo el tráfico, incluyendo el transporte público, tendrá que circular por el casco urbano de Sotrondio y Blimea. El Corredor del Nalón es la carretera convencional con más tráfico de Asturias: unos 22.000 vehículos a la altura de Langreo, unos 14.000 en la zona afectada por estas obras.

La Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial ha informado esta mañana del corte. Las obras que ejecuta para "mejorar la seguridad del túnel de Sotrondio, en el entorno del kilómetro 12.5 de la carretera AS-117, que une Riaño con el puerto de Tarna, a su paso por San Martín del Rey Aurelio", obligarán a cortar por completo el tráfico de la vía "desde la medianoche del lunes hasta el próximo 2 de agosto".  

Según explican desde el Principado, todo el tráfico en ambos sentidos "se desviará por la carretera AS-387 (El Entrego-El Condado), en la que el Principado ha invertido recientemente 190.744 euros para limpiar y asegurar un talud situado a la altura del kilómetro 7.5", entre Barredos y Blimea. Aquí había un carril cortado desde hace año y medio, que ha tenido que arreglarse para permitir el paso del gran volumen de tráfico que circulará ahora por la zona. La Consejería "lamenta las incomodidades que pueda ocasionar este corte temporal". Tanto los ayuntamientos afectados (Langreo, San Martín del Rey Aurelio, Laviana, Sobrescobio y Caso) como las empresas de transporte público ya han sido informados.

La actuación, que culminará en otoño, supone una inversión superior al millón de euros, por la "necesidad de adoptar medidas para combatir la inestabilidad de la ladera en este punto". A mediados de enero, un carril del túnel amaneció cortado debido a un gran desprendimiento de rocas.

El proyecto se inició en enero, cuando las intensas lluvias obligaron a actuar de emergencia para "sanear y estabilizar provisionalmente la bóveda del túnel, lo que motivó el desvío temporal de la circulación". Paralelamente, técnicos especializados "llevaron a cabo labores de análisis y toma de datos para los cálculos estructurales de la intervención definitiva". Desde entonces, además de avanzar en la elaboración del proyecto constructivo, una empresa especializada ha actuado en las márgenes derecha e izquierda del túnel y ha reforzado las cimentaciones "mediante micropilotes".

Una vez culminado este refuerzo, y dado que el revestimiento en la zona de los hastiales está prácticamente finalizado, el siguiente paso, explica el Principado, consiste en "acometer el refuerzo de la bóveda, para lo que resulta imprescindible cortar el tráfico en el túnel durante dos meses y medio".

En ese período, se llevarán a cabo otras tareas compatibles con las del revestimiento, como algunas asociadas a la "losa de unión entre encepados, así como mejora de drenajes, restitución de otros servicios afectados, reconstrucción de las aceras, y otras labores adicionales".