Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El devenir de un histórico trazado

La encrucijada de la rampa de Pajares: campo de pruebas o desmantelamiento cuando llegue la Variante

La plataforma en defensa de la infraestructura férrea lenense defiende que darle uso para testar trenes es la única manera de conservarla

Un tren pasa por la rampa de Pajares. | Ramón Díaz

Un tren pasa por la rampa de Pajares. | Ramón Díaz

La entrada en servicio de la Variante de Pajares, algo que podría ser realidad en muy poco tiempo, dejaría en desuso la rampa del puerto, el actual trazado ferroviario para cruzar a la meseta. Esta situación podría acarrear el desmantelamiento de la infraestructura, algo que la plataforma en defensa de la rampa de Pajares rechaza. Por eso defiende que se pueda destinar como trazado de pruebas para la industria ferroviaria. Con esta propuesta, que la entidad defiende como primera opción, “la más viable”, se conseguirían dos objetivos. Por un lado, salvar la rampa y, por el otro, sacarle un rendimiento.

El proyecto encabezado por la plataforma también da respuesta a una necesidad del sector, ya que no existe ningún trazado de pruebas en el país y las empresas tienen que desplazarse hasta la República Checa. La idea ya cuenta con el apoyo de diversas entidades, como la Universidad de Oviedo, Cámaras de Comercio o ayuntamientos, entre ellos el de Lena, como aseguró el ingeniero Francisco Valle, cabeza visible de esta plataforma, quien destacó que a la alcaldesa de Lena, Gema Álvarez, “le encantó la propuesta porque era una posibilidad que no habían barajado, ya que hasta ahora se hablaba del aprovechamiento turístico, con el tema de la montaña o la bicicleta”. Para Valle, la rampa de pruebas “es nuestra principal apuesta para evitar el desmantelamiento de la infraestructura, porque además te permite un retorno inmediato y resulta atractivo para todos los territorios en los que se encuentra.

La idea de convertir la rampa de Pajares en un campo de pruebas “estuvo sobre la mesa desde el principio, ya que se publicó en el blog ‘Objetivo Payares’ en abril de 2011”. Así, y profundizando en la idea, “descubrimos que existía efectivamente fundamento para el proyecto, ya que tenemos los clientes y sus necesidades no están cubiertas; la utilización del trazado con ese fin puede proporcionar el ansiado equilibrio económico que le dé viabilidad y sostenibilidad”, afirma Valle.

La plataforma, tras realizar contactos con las firmas potenciales, evidenció que “cualquier empresa del sector se ve obligada a desplazar sus vehículos o productos casi al único centro existente, ubicado actualmente en la República Checa, con unos costes asociados importantes”. Pero no solo se contactó con las empresas, también se inició una primera campaña de contactos para ir sumando apoyos o simpatías hacia el proyecto. Esta campaña de apoyos incluye de momento a Cámaras de Comercio, organizaciones empresariales, empresas del sector, la asociación de compañías del sector ferroviario Mafex, el Instituto de Desarrollo Económico del Principado de Asturias (IDEPA) y otras instituciones regionales. También están varios ayuntamientos, colegios profesionales y la Universidad de Oviedo.

En cuanto al tiempo, éste apremia. El ingeniero asegura que, en un plazo realista, la Variante de Pajares “no entraría en servicio hasta 2023”. “Sería un plazo sobre el que todavía podemos trabajar para conseguir que la rampa de Pajares no quede en desuso”. La plataforma en defensa de la rampa de Pajares se creó hace cuatro años con el objetivo de lograr el reconocimiento de esta infraestructura como Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco. Un reconocimiento que ayudaría al mantenimiento de la infraestructura a pesar de que no discurriesen trenes.

Compartir el artículo

stats