Decenas de casinos quisieron ayer arropar a la familia de María Teresa Aladro Calvo, la vecina de Laviana, natural de Caleao (Caso), que fue asesinada por su exmarido la semana pasada. Lo hicieron participando en una concentración silenciosa ante el ayuntamiento casín, un acto en el que acabó leyéndose un manifiesto contra la violencia machista.

El alcalde de Caso, Miguel Fernández, afirmó que se trata de una muestra de cariño y apoyo “que le debíamos a la familia”. Estuvieron, además de los familiares, toda la corporación local, además de los alcaldes de Laviana, Julio García; de San Martín del Rey Aurelio, José Ángel Álvarez “Quirós; y de Sobrescobio, Marcelino Martínez. “Queremos decirle a la familia de Tere que estamos con ellos. Que cuenten con nosotros en estos momentos tan difíciles”.

La concejala de Igualdad, Pili Ruiz, fue la encargada de romper el silencio leyendo un manifiesto contra la violencia machista: “No sé que estamos haciendo mal, esta lacra no tiene freno. Ojalá esta larga lista tenga los días contados y este tipo de actos dejen de tener lugar”, expuso la edil. La educación, afirmó, es la clave.