DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fortu Sánchez Cantante y líder del grupo de rock “Obús”, que actúa mañana en Mieres

“Si a mí se me acaba la música, solo puedo esperar a que la tierra me lleve”

“Llevamos casi dos años en paro, la gente del ocio nocturno, donde nosotros entramos, lo estamos pasando realmente mal por el covid”

Fructuoso Sánchez, “Fortu”.

Fructuoso Sánchez, “Fortu”.

Si leen el nombre de Fructuoso Sánchez (Burgos, 1954), quizá no les diga nada. Pero si añadimos su apodo, “Fortu” y su banda “Obús”, seguro que ya le ponen cara a este animal de los escenarios. Cuatro décadas de recorrido lleva uno de los grupos más reconocidos del panorama rock nacional. Su clásica melena al viento, su pañuelo en la frente, y una potente y quebrada voz son santo y seña de la música española. Mañana, a las 20:00 horas, darán un concierto en el Mieres Centru Cultural para el que todavía queda alguna entrada.

–A la tercera va la vencida. Habrá ganas de tocar en Mieres.

–Desgraciadamente ha tenido que ser así. El covid nos lo ha complicado, pero bueno, parece que poco a poco vamos mejorando. Tenemos muchas ganas de ir a Mieres, de estar en Asturias. Ahí tenemos muchos amigos, y además mi hija vive en Gijón y va a venir al concierto. En mi caso tengo una doble ilusión.

–¿Qué vamos a poder disfrutar el sábado?

–“Obús” es una banda muy de directo. Más que de disco. No vamos a demostrar nada que la gente no conozca ya. Pero esa fuerza que nos caracteriza en el escenario va a estar ahí. Vamos a tocar los clásicos que siempre nos piden, como “Prepárate, va a estallar el obús”. No podemos olvidarnos de los clásicos. Imagínate un concierto de los Rolling Stones sin el “Satisfaction”. A partir de ahí tocaremos temas de varios discos, pero también del último “Con un par”, que era con el que íbamos a girar por España, Estados Unidos y Latinoamérica, y que salió semanas antes de llegar este bicho tan monstruoso.

–¿Cómo será un concierto sin melenas al viento entre el público?

–La verdad es que todo se hace por el “mono” que tenemos todos, tanto el público como nosotros. Tenemos ganas de música, de diversión. Da igual que tenga que ser sentados. Me recuerda un poco a los matinales de los años 70, cuando la gente estaba en el teatro sentada, y cuando querían tomar algo se salían al bar, se tomaban su cervecita y volvía a su butaca. Y en este caso pues un poco lo mismo. Es verdad que no es tan hippie como entonces, es mucho más cruel, pero nos tenemos que adaptar a la situación.

–¿Cómo han vivido la pandemia?

–Llevamos casi dos años en paro. Nuestro sector ha sido de los más golpeados por el covid. La gente del ocio nocturno, donde creo que entramos nosotros, lo estamos pasando realmente mal. Y ahora vamos dando pequeños pasos. La ilusión y la lucha no nos lo va a quitar nadie, y vamos a seguir peleando.

–¿Cuál fue su válvula de escape durante el confinamiento?

–En los dos meses de confinamiento hice mi disco en solitario. Me puse a trabajar, a componer. Es un trabajo hecho en pandemia, que sale en quince días y que a la gente le va a sorprender. Y luego también nos hemos reinventado. Me llevé a mi madre de Madrid a Almería, que había menos riesgo de contagios, y allí empezamos a modo de broma a hacer vídeos de Tik Tok un poco a modo de broma. Pero a la gente le gustó, se hicieron los vídeos virales, y “La Mari” que es mi madre se hizo influencer. Nos ha venido muy bien a nosotros, pero también a ese público que necesitaba sonreír.

–Usted ha hecho alguna incursión televisiva en realities. ¿Dónde se siente más cómodo?

–Obviamente el escenario es mi vida. También me gustan mucho los realities, me encantan los concursos. El perfil de un concurso como “Supervivientes” o “Mira quién salta”, me encanta. Algo con retos. En Gran Hermano, por ejemplo, me sentía un poco fuera de mi ambiente. Pero realmente donde estoy en mi medio, en mi ambiente, donde soy plenamente feliz, es sobre un escenario y con mi música.

–No es la primera vez que tocan en Mieres. ¿Cómo les trata el público asturiano?

–En Asturias nos quieren un montón. Esa tierra es mágica. Hemos tocado muchísimo por el Norte. Asturias es una tierra muy rica en belleza, en gastronomía, pero especialmente por sus gentes. De hecho, una de mis hijas no ha sido tonta, y se ha ido a vivir a Gijón. Y mi otra hija creo que tiene planes también de irse para allí.

–¿Qué planes de futuro tiene?

–El futuro de “Obús” va unido a mi propio futuro, y también al de mi carrera en solitario. Yo nací con la música, y voy a morir con la música. Si a mí se me acaba la música, ¿qué espero? Que la tierra me lleve. Pero no, tenemos muchas ganas de vivir, y la música es la luz, y queremos seguir haciendo cosas. Ahora tenemos la gira de “Obús”, y luego tengo planeado girar como Fortu, con mi disco. Y si es posible, cuando se abran las fronteras, nuestra idea es retomar con “Obús” recuperar esos conciertos y esas giras que teníamos en Latinoamérica y en Estados Unidos, donde tenemos un público muy fiel.

Compartir el artículo

stats