Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Los Bribones” a por los libros perdidos: el Grupo de Investigación de Laviana investigará una misteriosa cueva afgana

Un informante local describe la caverna: angosta y con antiguos manuscritos

Miembros del grupo “Los Bribones” preparan una expedición a una cueva. | “Los Bribones”

Miembros del grupo “Los Bribones” preparan una expedición a una cueva. | “Los Bribones”

En busca de la cueva de los libros perdidos. No, no es una nueva entrega de la saga “Indiana Jones”. Es una nueva misión para el Grupo de Investigación Histórica de Laviana “Los Bribones”.

Se trata de una expedición a la “Cueva de los Leones” (“Kahf al’Aswad”): una enigmática caverna en Afganistán en la que se guardan, por motivos que aún se desconocen, textos muy antiguos. Entre las labores de documentación previas a la investigación, la primera sobre esta cueva, responsables de “Los Bribones” han mantenido una entrevista con un lugareño. Les ha revelado datos muy interesantes para su proyecto. La caverna es muy angosta y guarda libros “de gran tamaño y escritos a mano”. Ante la peculiaridad de la expedición, la aventura de “Los Bribones” se documentará en un proyecto audiovisual que abandera la productora Trafalgar Cinema.

Primero, la investigación. “La labor de recogida de información resulta complicada, ya que hay pocos testimonios relacionados con esta enigmática cueva”, explica Arcadio Noriega, presidente de “Los Bribones”. Él encabezará la expedición, que llevará a cabo el grupo “Los Bribones Xtrem”. También coordinará el viaje Alejandro Gallego, un colaborador de la entidad que vive en Kabul. “Es un proyecto de calado internacional, estamos deseando empezar a trabajar”, destacó Noriega.

Avanzan en el proyecto, pero con calma. Porque, según el presidente de “Los Bribones”, “la situación en el país no es la más adecuada y todo indica que podría empeorar. Iniciar ahora esta expedición podría ser peligroso”. Por eso esperarán en torno a un lustro para comenzar las labores sobre el terreno.

No hay prisa, porque los primeros. Como explican desde “Los Bribones”, la “Cueva de los Leones” nunca antes ha sido investigada. “Tenemos pocos datos, pero estamos trabajando mucho para saber lo máximo posible antes de emprender la expedición. Queremos saber más sobre la orografía de la cueva y sobre su contexto histórico”. La entrevista con un informante afgano ha sido clave.

Se llama Yamil, habla castellano y asegura que, siendo niño, tuvo la suerte de entrar en la “Cueva de los Leones”. “Es una cueva grande, pero luego se va haciendo más y más pequeña”, explica en la entrevista mantenida con Arcadio Noriega. La reunión fue grabada en vídeo para incluirla en el documental sobre la investigación.

“Mucha gente de esta y de otras aldeas guardaba libros en la cueva”, relata Yamil. Y tiene nítidos recuerdos de algunos de los textos con los que se encontraron en la caverna, aunque él era solo un niño: “Había varios tomos, muy grandes y muy antiguos. Eran tan antiguos que estaban escritos a mano”, explica. No puede estimar el número de libros que guardará la “Cueva de los Leones”: “Estoy seguro de que pueden ser muchos, muchos”, apunta.

Los libros no fueron el único hallazgo en aquella expedición improvisada a la que acudió Yamil. “También había en la cueva una vasija grande, de cerámica de barro (de arcilla), en la que se dice que había gente que guardaban dinero. Yo el dinero no lo vi, la vasija solo”, explica. Dice que la “Cueva de los Leones” es una de las muchas que hay en el lugar. “Son cuevas en las que antes vivía la gente, mucho antes, cuando no había casas”, matiza el informante afgano. Muchas cavernas, algunas documentadas en mapas antiguos. Pero, como la de “los Leones”, ninguna: “Que yo sepa, no hay otra que guarde libros”.

Compartir el artículo

stats