Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cara factura del cobre y el mercurio

La descontaminación de los terrenos de tres antiguas minas en Riosa, Lena y Mieres costará un total de 13 millones

Las instalaciones de la antigua mina de La Soterraña, en Lena. | LNE

Las instalaciones de la antigua mina de La Soterraña, en Lena. | LNE

El Ayuntamiento de Riosa gastará 1,2 millones de fondos mineros en la descontaminación de los terrenos de la planta metalúrgica de Rioseco, ligada a la extracción de cobre. La mina de La Soterraña, la antigua explotación de mercurio en el valle de Muñón (Lena), también está lista para ser el escenario de una descontaminación pionera en Europa. En Mieres, otra mina de mercurio está pendiente de saneamiento. Se trata de El Terronal. El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico anunció hace unos meses una inversión de 10 millones de euros para la descontaminación de estos dos últimos enclaves, que se suman a los 1,5 que ya tenía asignados la antigua explotación de Lena.

La extracción de mercurio y cobre se ha cobrado una costosa factura en la comarca del Caudal. El primer recibo, el mas doloroso, lo cobró en vidas. Ahora, los intereses se pagan en forma de proyectos de descontaminación. Casi 13 millones se gastarán en los tres citados enclaves para devolver el suelo a un estado propicio, tras años de actividad minera, que dieron muchos puestos de trabajo, pero que medioambientalmente dejaron los terrenos con altos niveles de contaminación.

Una bocamina en Texeo, Riosa. | Juan Plaza

Una bocamina en Texeo, Riosa. | Juan Plaza

La mina de La Soterraña, en el concejo de Lena, lleva ya más de cuatro décadas sin actividad. En sus entrañas, cientos de trabajadores enfermaron por el contacto directo con los agentes contaminantes. Entre las antiguas instalaciones de la mina y el entorno se repartirán 20.000 toneladas de subproductos para “fijar” los contaminantes al suelo. Así, evitarán su expansión y lo más importante su paso a las aguas de escorrentía. Los subproductos llegarán desde térmicas, cementeras y hornos de acerías de la región, un proyecto en el que está inmersa la Universidad de Oviedo.

Los niveles de contaminación en el subsuelo de La Soterraña son muy altos. Según distintos estudios, el último elaborado por la Universidad de Oviedo, es la explotación más contaminada de Asturias. La sigue de cerca El Terronal. En las dos minas murieron empleados. Cientos de personas que habían trabajado en la explotación fallecieron de cáncer, posiblemente causado por los contaminantes.

La antigua explotación de El Terronal, en Mieres. | Irma Collín

En la sierra del Aramo se lleva excavando en busca de minerales al menos 4.500 años. La rutilante huella que ha dejado la actividad minera ha quedado parcialmente oculta entre riscos y boscaje. También entre peligrosos residuos consecuencia de la poco cuidadosa explotación industrial decimonónica que se prolongó hasta mediados del siglo XX. El Ayuntamiento de Riosa gastará 1,2 millones de fondos mineros en la descontaminación de los terrenos de la planta metalúrgica de Rioseco. La actuación permitirá desbloquear el aprovechamiento turístico de este enclave que, en su parte alta, esconde un interminable entramado de túneles cuya crónica se remonta a la búsqueda prehistórica de cobre.

Las tareas de descontaminación deben arrancar antes de finales de año. Los trabajos consistirán en la retirada y gestión externa del suelo “altamente contaminado”. Se calcula que habrá que retirar más de mil toneladas de tierra, encapsulando y sellando el espacio. El proyecto plantea igualmente desarrollar actuaciones auxiliares de importancia, como la estabilización de las escombreras existentes, la adecuación de piezómetros de muestreo para el seguimiento futuro del estado del entorno y la recuperación ambiental del emplazamiento, en el que “se asegurará en patrimonio industrial existente y se adecuará el espacio mediante siembra de pradería, plantación de árboles, conducción de aguas superficiales, y recuperación de caminos interiores y de acceso”.

Compartir el artículo

stats