Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una marcha para pisotear el maltrato

Lena organizó ayer una caminata dialogada para concienciar contra la violencia de género en un año “negro”, con veinte mujeres asesinadas

Las participantes en la marcha, durante una de las paradas, con la animadora Beatriz Álvarez en primer término. | C. M. B.

Las participantes en la marcha, durante una de las paradas, con la animadora Beatriz Álvarez en primer término. | C. M. B.

“Si está celoso, es porque te quiere”.

No, definitivamente no. El Ayuntamiento de Lena organizó ayer su marcha contra la violencia de género con una novedad: en esta edición, la caminata se completó con un diálogo entre las participantes para desmontar el machismo. Participaron más de cien mujeres, en un momento “negro”. Justo ayer, el Ministerio de Igualdad cifró en veinte las mujeres que han sido asesinadas en lo que va de año. Una de ellas, Teresa Aladro, era vecina de Pola de Laviana.

Salida de la Casa de Encuentros. Allí repartían petos morados y unas bolsas de tela con mensajes feministas. “Hemos decidido darle una vuelta a esta iniciativa, que llevamos años realizando. Queremos que, en esta edición, sirva para la necesaria reflexión y la sensibilización sobre un problema social de primer orden.

Lo haremos a través de unas paradas, en las que las participantes aportarán su visión sobre la problemática”, explicó la concejala de Igualdad, Natalia Ahilagas. Junto a ella estuvieron la edil Gelos López y la alcaldesa, Gema Álvarez. Todas uniformadas, bajo el lema “unidas por una causa”, empezó la caminata.

Primera parada: ¿Cuál es el “cliché” machista más peligroso?

“La maté porque era mía”, respondió, sin dudar, Gelos Martínez. Matizó que, afortunadamente, ella no ha vivido ninguna situación de violencia. Isabel García Lobo echaba en falta más gente joven en la marcha. “Yo creo que, con esto de las redes sociales y todo, estamos dando un paso atrás. Antes había más violencia de género, seguro, pero estaba más tapada”, aseguró la lenense, que acudió a la marcha con sus amigas Mercedes Menéndez y María Teresa Pulgar. Por el paseo fluvial, camino del mercado del Masgaín, lamentaban el caso de las niñas de Tenerife: “Parece mentira que un padre llegue a hacer esto...”.

Segunda parada: señales de maltrato.

El control, los celos y las conductas violentas. “Después del primer golpe, fijo que dicen que no lo volverán a hacer. Pero es mentira, el maltrato nunca se acaba”, señaló Pilar Cabezas. La protección de la víctima, considera esta mujer, es “fundamental”. Lo mismo opinan Felisa García y Nieves Fernández: “Creemos que las leyes no son lo suficientemente duras. Los hay que matan a su mujer y luego dicen que están locos y se libran de todo. Eso no puede ser así”. Caminaron de vuelta al centro de la Pola.

Final del recorrido: un foro de discusión sobre igualdad en el Teatro Vital Aza. Y vuelta a casa. De recuerdo, una bolsa de tela con un mensaje inscrito. Para recordar siempre: “Quien bien te quiere, te hará quererte”.

Compartir el artículo

stats