Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Los osos entran ya en los pueblos, esto hay que pararlo", claman en Lena

El Ayuntamiento respalda las reclamaciones de vecinos de las Ubiñas, tras el avistamiento de tres ejemplares en Xomezana en menos de un mes

Avistan un oso en el entorno de Xomezana, en Lena

Más control sobre la población osera en el concejo de Lena. Es la reclamación de los vecinos del parque de las Ubiñas, que ahora respalda el gobierno local (IU). La alcaldesa, Gema Álvarez, exigió ayer al Principado que vigile de cerca a los “osos conflictivos” que se están acercando a la zona rural: “Están entrando en los pueblos, hay que actuar de inmediato. Hay que pararlo”, señaló la dirigente local. El primer paso, reclamó, es que el Gobierno regional incluya a los ejemplares avistados en las Ubiñas en el plan de “geolocalización” de “osos conflictivos”. En menos de un mes, se han avistado tres ejemplares.

Los “osos conflictivos” son ejemplares habituados a los humanos. Es decir, no temen la presencia de personas y se acercan a los pueblos con tranquilidad. Esta situación puede desembocar en graves problemas de convivencia, como el ataque sufrido por una vecina de Cangas del Narcea hace unas semanas. La mujer, que ya se está recuperando en casa, afirmó que “lo importante es que estoy viva”. Pero su caso ha visibilizado una problemática de la que ya alertaban algunos sectores.

Los primeros, los vecinos de la zona rural. En el parque natural de las Ubiñas llevan ya varios veranos avistando ejemplares muy cerca de los pueblos. Un habitual es “Magnus”, un ejemplar de gran tamaño que ha sido captado en varias ocasiones por las cámaras de un apicultor local. Este año, ya se le han unido otros dos ejemplares: son de tamaño mediano, y uno de ellos ha sido “bautizado” como “Magnus Jr”. “Están muy cerca de los pueblos”, apuntó Auri Villar, portavoz vecinal de la vertiente lenense del espacio protegido.

Tan cerca que un vecino pudo grabarlos con el móvil en el entorno del acceso a Xomezana Riba. “Es una problemática que han puesto en conocimiento de la concejalía de Medio Ambiente y, como no podía ser de otra forma, nosotros también estamos preocupados”, señaló ayer la alcaldesa de Lena. Es por eso que exige las medidas “urgentes” a la Administración regional: “No queremos lamentar un suceso grave”.

Nadie quiere. Es por eso que el Gobierno regional anunció a principios de semana el proyecto de “geolocalización” de osos. Consistirá en el marcaje de plantígrados “conflictivos”, los que se acercan sin miedo a los pueblos. Permitirá tenerlos bajo control y actuar, espantándolos, en caso de que sea necesario. Un proyecto con matices: la medida se tomará cuando “el resto de acciones para ahuyentar estos ejemplares, que aparecen recogidas en el Protocolo para la intervención con osos en la cordillera cantábrica, no surtan efecto”.

Un “pero” que no gusta en Lena. “La situación es ya complicada, hay que actuar con contundencia”, señalaron los vecinos. Y añade la Alcaldesa: “La geolocalización tiene que ponerse en marcha con rigor y atendiendo a todas las zonas que compartimos esta problemática. Debemos dar respuesta a los vecinos que ya están en vilo”.

Compartir el artículo

stats