Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La geotermia y los parques eólicos, las otras alternativas “verdes”

La compañía ya tiene ampliamente extendido en Mieres y Langreo su circuito de calor con agua de los pozos cerrados

Las instalaciones de geotermia del pozo Barredo.

Las instalaciones de geotermia del pozo Barredo.

Hunosa está en plena transición del negro al verde. El carbón está dando paso a nuevas formas de producción energética menos contaminantes. La biomasa es uno de los pilares de futuro de la compañía, pero no el único. Hay otro en el que lleva ya tiempo inmersa, como es el aprovechamiento del agua de mina de los pozos para geotermia. Actualmente, el sistema funciona en Mieres a través del pozo Barredo, que suministra al hospital Álvarez Buylla, que fue pionero en este tipo de energía, así como a la residencia de estudiantes y el edificio de investigación del campus de Mieres. Lo mismo con la Fundación Asturiana de la Energía (FAEN), situada junto al pozo. Tras este primer paso, está en expansión una red de calor dentro de Mieres para abastecer a las viviendas públicas de La Mayacina, el edificio central del campus y el IES Bernaldo de Quirós. Paralelamente, también se vertebra en una nueva red de calor en Langreo, concretamente a través del pozo Fondón, en Sama.

Hunosa tampoco se olvida de otros escenarios energéticos y valora introducirse en el desarrollo de parques eólicos en las Cuencas. Hunosa sostiene que está “en fase de evaluación” el desarrollo de la energía eólica dentro de las estrategias de diversificación de la compañía. La posibilidad de instalar parques eólicos por parte de la firma estatal no es algo nuevo.

Compartir el artículo

stats