Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rioglass Solar sólo garantiza 23 de los 91 empleos que tiene en Mieres y Lena

La firma ha cerrado de forma temporal la planta de Villallana y centra la actividad en Sovilla, manteniendo principalmente personal administrativo

Las instalaciones de Rioglass Solar en el poligono mierense de Sovilla.

Las instalaciones de Rioglass Solar en el poligono mierense de Sovilla.

La propuesta que Rioglass Solar ha trasladado a los trabajadores de las plantas de Lena y Mieres tan solo garantiza el empleo de 23 de los 91 empleados, además de dejar sin actividad, al menos momentáneamente, la factoría que se ubica en el polígono lenense de Villalana. Así lo denuncian los miembros del SOMA-FITAG-UGT que forman parte del comité de empresa y que rechazan de pleno la medida y ya planifican paros y movilizaciones.

El planteamiento de la compañía, que actualmente se encuentra en manos de Atlántica Yield, uno de los mayores operadores mundiales en el sector de las energías renovables, pretende reducir la plantilla fija al mínimo, ya que esos 23 trabajadores con empleo garantizado son mayoritariamente de administración. Por otro lado, se plantea un ERE de extinción para 53 empleados. En ese sentido, la empresa ha ofrecido la posibilidad de recolocación de treinta de ellos en otras factorías fuera del Principado, una medida que el sindicato considera “inasumible” porque dejaría a los trabajadores en peor situación de la que están. Ya sólo empezando por los sueldos, que en la planta que tienen en Sevilla, por ejemplo, son mucho más bajos.

¿Y qué pasa con los 16 restantes? Pues tampoco tienen el trabajo garantizado a largo plazo. No se incluyen en el ERE propuesto, como indican desde el SOMA, porque se encargarían de un proyecto que va a entrar en la planta y que podría durar entre tres y cuatro meses. Cuando termine, el sindicato está convencido de que la empresa volverá a plantear un ERE. Y con todo esto, lo que han hecho es centralizar la producción en la planta de Mieres, dejando cerrada, de forma temporal, la de Lena.

Está por ver cómo avanza la situación, ya que mañana está convocada una mesa de negociación y el martes están citados en el Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos (Sasec). Aun así, en el SOMA están convencidos de que la intención de la empresa “es tener las plantas saneadas para cuando Atlántica Yield tenga el total control de la compañía, el próximo mes de septiembre”. Es decir, las plantas volverán a funcionar a pleno rendimiento, ya que es un sector que está despuntando, “pero lo que no quieren es tener empleados fijos, sino hacer todo con la mayoría de eventuales y precarizando el empleo”.

Compartir el artículo

stats