Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un colegio libre de virus: el Plácido Beltrán de Ciaño termina el curso sin cerrar aulas y gana una clase para el próximo curso

"No nos relajamos con las medidas de protección en ningún momento", destaca la directora, María Rosa Suárez

Los niños de Infantil en la biblioteca.

Los niños de Infantil en la biblioteca.

Pocos centros educativos han conseguido acabar el curso sin haber cerrado un solo aula debido al coronavirus. Este es el caso del colegio público Plácido Beltrán, ubicado en el distrito langreano de Ciaño, que ha llevado a cabo un estricto cumplimiento de las normas sanitarias para evitar los contagios. Además, el centro está de enhorabuena, ya que en un momento en el que se cierran aulas por falta de niños, el colegio contará el año que viene con uno más en Infantil. “Todavía hay esperanza”, comentaba ayer María Rosa Suárez, directora del centro.

Sara Carbajal se lava las manos ante la mirada de María Antonia Silgado.

Sara Carbajal se lava las manos ante la mirada de María Antonia Silgado. Julio VIVAS

Y es que si han conseguido terminar el curso sin coronavirus, a pesar de los miedos iniciales, “es porque no nos hemos relajado en las medidas en ningún momento”. Esto también ha obligado a modificar varias zonas dentro del colegio, aunque no han renunciado a ninguno de los servicios que se ofrecían, ni siquiera al comedor, que han mantenido todo este tiempo. El centro, que cuenta con 45 alumnos, reorganizó sus aulas para que los pequeños no compartiesen los aseos, a los que acuden a la entrada y la salida para lavarse las manos, siempre bajo la atenta mirada de la limpiadora, María Antonia Silgado, “que hace un gran trabajo, es como nuestra sombra, siempre está ahí, tanto para tener preparadas las clases como los aseos”, apunta Suárez.

Y los niños, por su parte, “han demostrado ser muy responsables, y eso que ya tomamos todas las precauciones, avisamos a los padres, pero ellos se han adaptado muy bien a las medidas para prevenir el coronavirus, estamos muy orgullosos de ellos”, destaca la directora.

Un orgullo que ahora tienen al conocer que van a tener un aula más de Infantil durante el próximo curso. Eso sí, habrá que hacer algunas reformas de que esperan que el Ayuntamiento de Langreo desarrolle en las próximas semanas para que los alumnos puedan comenzar el curso con total normalidad. Este pequeño incremento de alumnos, que permite un nuevo aula, da “esperanza” a la directora del colegio, que explicó que, actualmente, “somos el único colegio que hay en Ciaño, después del cierre de las monjas y del colegio de La Salle, así que esperamos tirar hacia delante”.

Compartir el artículo

stats