Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cierre de las minas afecta al Montepío: perdió 7.000 mutalistas en quince años

La entidad, que tiene unas 400 bajas vegetativas anuales, reiniciará su campaña de afiliación para captar a los familiares de mineros

Mutualistas en las instalaciones del Balneario de Ledesma. | M.M.M.A.

Mutualistas en las instalaciones del Balneario de Ledesma. | M.M.M.A.

El Montepío de la Minería sigue con una tendencia de caída de mutualistas. Y a pesar de que en años pasados, la tendencia se había logrado suavizar, la pandemia ha recrudecido de nuevo esas cifras. El presidente de la mutualidad, Juan José González Pulgar, cifró en 9.100 mutualistas, a 31 de diciembre de 2020, la masa social de la entidad. Pese a esta caída constante, en la que ha perdido en torno a 7.000 mutualistas en los últimos tres lustros –coincidiendo también con el declive más acentuado de la actividad minera–, desde la dirección de la entidad esperan que las campañas de afiliación, paradas por el covid, vuelvan a dar sus frutos.

Pulgar explicó que “la tendencia de pérdida de mutualistas fue, en 2020, similar a otros años por las bajas vegetativas”. El presidente agregó que “hay que tener en cuenta que todos los años fallecen más de 400 mutualistas; y luego hay otra caída, que es la derivada del envejecimiento de la población”. Este hecho hace que “gente que se hace muy mayor, que ya no va ni disfruta de nuestros residenciales, decide dejar la mutualidad”, agrega Pulgar.

La solución a esta pérdida de masa social pasa por las nuevas altas. “En el caso de mutualistas que fallecen, coge el testigo su cónyuge, y ya conseguimos una reducción en la caída de los afiliados”, explica el presidente del Montepío, para agregar que “el otro caso serán las nuevas incorporaciones, que permiten suavizar un poco la tendencia”.

“El año 2020 con la pandemia, la captación de nuevos mutualistas fue menor a lo que venía siendo habitual; en una situación de crisis sanitaria la gente estuvo en compás de espera”, explicó Pulgar, que añadió que sin embargo, en el presente ejercicio, “se está empezando a reactivar la afiliación de cara al verano”. Los planes de la mutualidad pasan por, una vez superada la crisis sanitaria, “hacer una campaña agresiva y potente de captación, bajo la fórmula de los familiares hasta segundo grado de consanguinidad de un trabajador del régimen especial de la minería, se abre un abanico muy importante”. “A medida que el Montepío se va consolidando y las empresas van teniendo nuevos servicios, eso nos va a permitir penetrar de una forma penetrar de una manera mucho más amplia”, dijo Pulgar.

Lo que no se plantean de momento en el Montepío de la Minería es abrir más aún el abanico de posibles mutualistas. Hace unos años abordaron una modificación de los estatutos para que, además de los mineros o sus cónyuges, pudieran afiliarse las personas de hasta segundo grado de consanguinidad de algún trabajador que estuviera o hubiera estado sometido al Régimen Especial de la Minería. “Ese nicho es muy amplio. Los datos que barajábamos en Asturias había cerca de 50.000 personas en el Régimen Especial de la Minería. Hablamos de más de 40.000 familias que podrían acceder al Montepío”, explicaba Pulgar, para agregar que “es el nicho al que queremos llegar porque es gente que conoce la minería y es más fácil explicarles este concepto de mutualismo”.

Compartir el artículo

stats