Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El puerto Pajares vuelve a los atascos veraniegos debido a obras en la calzada

La sustitución de quitamiedos en la vertiente leonesa para mejorar la seguridad de la vía provoca grandes retenciones durante el fin de semana

Arriba, vehículos en la retención formada ayer a la altura de Busdongo. En el círculo, el tramo en obras, antes del atasco. | D. M.

Arriba, vehículos en la retención formada ayer a la altura de Busdongo. En el círculo, el tramo en obras, antes del atasco. | D. M.

El Ministerio de Fomento está sustituyendo las barreras de protección en la vertiente leonesa del puerto Pajares, una medida muy demandada por los motoristas que utilizan esta calzada. Tras la actuación realizado en el año pasado en el tramo asturiano, las labores se localizan ahora en el municipio leonés de Villamanín. Las mejoras obligan a regular el tráfico a través de un único carril, regulando la circulación mediante un circuito de dos semáforos. Esta medida ha provocado que durante el pasado fin de semana se formasen importantes retenciones tanto en el acceso como en la salida de Asturias a través de la vieja carretera nacional (N-630). En los momentos de mayor intensidad el atasco fue de varios kilómetros, obligando a la Guardia Civil a dirigir el tráfico para intentar agilizar la colapsada circulación.

El momento más problemático del fin de semana fue a última hora de la tarde del domingo. Actualmente el tramo en obras se localiza entre Busdongo y Arbás del Puerto, a unos dos kilómetros de la divisoria con Asturias. Entre las siete y la nueve de la tarde las retenciones fueron de varios kilómetros, sobre el todo en dirección a Asturias. A esa hora muchas familias asturianas regresaban a la región tras pasar el día en León o el norte de Castilla, donde el buen tiempo contrastó con la lluviosa meteorología que deparó el fin de semana en Asturias. Quienes se vieron afectados en el atasco se vieron obligados a emplear más de 30 minutos en recorrer un tramo de entre 3 y 4 kilómetros. Además, la niebla ralentizó aún más la circulación. La intervención de la Guardia Civil para agilizar el paso por la zona controlada por semáforos ayudo a dar más fluidez al tránsito, pero a última hora de la tarde eran cientos y cientos los vehículos atrapados en Pajares.

El puerto Pajares vuelve a los atascos veraniegos debido a obras en la calzada

“El problema se genera los fines de semana a última hora, que es cuento hay mucho tráfico de regreso a Asturias, sobre todo el domingo”, explicaron ayer a este diario vecinos de Busdongo. Por semana pueden registrarse parones momentáneos, sin llegar al nivel de los fines de semana.

La carretera del puerto de Pajares, la N-630, fue sometida hace ya casi una década a una reforma integral que se extendió entre Campomanes y Villamanín, con un coste de 10 millones de euros. Desde entonces, es raro el verano en el que no se aborda algún tipo de mejora. El Ministerio de Fomento está actualmente sustituyendo los citados tramos de quitamiedos en la zona leonesa del puerto. De esta forma se pretende mejorar la seguridad de los usuarios, especialmente de los motoristas. Aún con las constantes actuaciones, la carretera del puerto Pajares se situó entre 2014 y 2016 como la vía más peligrosa de la red regional y la novena de toda España.

La actuación más importante en Pajares se acometió en 2011. El proyecto, en el que se invirtieron más de quince millones de euros, incluyó la rehabilitación de ochenta kilómetros de la N-630. La obra sufrió un importante retraso en el inicio respecto a plazo inicial marcado desde Madrid. El Ministerio de Fomento había sacado las obras a concurso en enero de 2008, adjudicándolas meses después a una empresa que, al poco de iniciar los trabajos, quebró. Esta situación obligó Fomento a readjudicar los trabajos de acondicionamiento, que no arrancaron hasta cuatro meses después.

Compartir el artículo

stats