Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los bancos “tiran” el precio de una de las naves de Diasa , con una rebaja del 60%

La tasación es ya siete veces menor que la media en las instalaciones industriales de Asturias: “Son invendibles”, afirman fuentes sindicales

Las instalaciones de Diasa Pharma, en el polígono de La Cuadriella. | Luisma Murias

Las instalaciones de Diasa Pharma, en el polígono de La Cuadriella. | Luisma Murias

Los bancos “tiran” ya el precio de las naves de la antigua Diasa Pharma, en el polígono de La Cuadriella (Turón, Mieres). Una de las instalaciones de la clausurada farmacéutica, que se presentó como un emblema de la reconversión en las Cuencas, se vende por 193.200 euros. Es un 60 por ciento menos del precio inicial (cerca de medio millón de euros). Aún más sangrante: el metro cuadrado se vende a 48 euros, siete veces por debajo de la tasación media en las instalaciones industriales de Asturias. Empresarios consultados por este diario afirman que se puede hablar de “saldo”, aunque con todo no auguran una venta fácil.

La historia de la farmacéutica Diasa Pharma es la de un gigante de la reconversión con una caída agónica. En 2009, la plantilla –que entonces rondaba el centenar de trabajadores– denunció un retraso en el pago de nóminas. Los accionistas mayoritarios afirmaron que se trataba de un problema “puntual” con su socio en el proyecto. Sí había un problema, pero no era puntual.

Meses después, la factoría fue declarada en concurso de acreedores. Los administradores buscaron, sin éxito, nuevos proyectos para las instalaciones. En 2011, se dictó la liquidación de Diasa Pharma. La deuda superaba entonces los quince millones de euros, incluyendo hasta más de 20.000 euros en salarios impagados a trabajadores.

Diasa tuvo menos de un lustro actividad, pero la liquidación aún colea. La venta de activos es “muy difícil”, afirman fuentes sindicales, porque hay demasiados acreedores. Es decir, una misma nave puede estar en manos de hasta tres entidades bancarias: “Se hace muy difícil llegar a acuerdos”, confirmaron las mismas fuentes.

Las instalaciones, ante la falta de interés para su adquisición y la dificultad de llegar a acuerdos, sufrieron un deterioro muy importante. Se produjeron actos vandálicos y la Guardia Civil tuvo que intervenir porque había cajas de medicamentos “al alcance de cualquiera”. Incluso resultaron intoxicados algunos animales de la zona, que entraron en las instalaciones a través de una puerta reventada.

Pasó el tiempo y los propietarios cerraron el portón del laboratorio. Ahora, las instalaciones son más seguras. Pero igual de “invendibles”, según los sindicatos. Sí consiguieron enajenar unas oficinas y todos los coches de la empresa. Pero las grandes naves, las que ocupan más de la mitad de la extensión total del polígono de La Cuadriella, siguen cerradas. Como si de unas instalaciones “fantasma” se tratara.

El precio que anuncia una conocida web inmobiliaria es inusualmente bajo. El anuncio especifica que está a la venta un 14 por ciento del total de la extensión que ocupa Diasa Pharma: 33.000 metros cuadrados. “Este es uno de los problemas que veníamos anunciando. Son naves dentro de un gran complejo, lo que dificulta encontrar interesados para la puesta en marcha de un nuevo proyecto”, apuntaron ayer fuentes sindicales.

Los expertos consultados por este diario, sindicatos y economistas, apuntan a que la liquidación de Diasa Pharma es “una prueba” de la mala planificación para la reindustrialización de las Cuencas: “Se apostó por los grandes proyectos. Cayeron y desprendieron todo el tejido económico”, señalaron. Llaman a no cometer el mismo error y a centrarse, ahora, en pequeños empresarios. También en sectores “prácticamente olvidados” durante la gran reconversión: el turismo y el entretenimiento.

Compartir el artículo

stats