El Ayuntamiento de Mieres abordará en breve una importante reorganización de las dependencias que albergan servicios municipales. El punto de partido será el traslado del área de servicio Sociales al antiguo edificio de Correos, sin uso desde hace años. De esta forma, las dependencias de la vieja estación del Vasco quedarán libres para, todo indica, convertirse en la nueva sede del albergue de peregrinos.

La necesidad de reorganizar las instalaciones de la administración local ya se detectó a principios de siglo. A lo largo del tiempo se han ido ocupando y desocupando locales fuera de las oficinas pertenecientes a la Casa Consistorial. Así, a principios de 2011 los arquitectos Belén Martín Granizo y Daniel Díaz Font entregaron al Ayuntamiento de Mieres el proyecto definitivo del edificio administrativo de La Mayacina. La firma DMG Arquitectos, ganadora del concurso de ideas que se había convocado el año anterior para dar forma al equipamiento, planteó una solución que se llamó “Los lunes al sol”, una edificación vanguardista de 3.200 metros cuadrados, con 2.400 para uso municipal. Los responsables municipales el PSOE decidieron en su momento abordar esta actuación debido a las carencias que presenta el actual Consistorio, lo que ha obligado a lo largo de los últimos años ha descentralizar muchos servicios, con instalaciones auxiliares esparcidas por todo el casco urbano.

La redacción definitiva del proyecto costó 232.000 euros. La actuación contaba con un presupuesto de 5,7 millones de euros. La construcción del Ayuntamiento de La Mayacina conllevaría una obra compleja debido a las características del proyecto. El edificio administrativo tenía una gran pantalla acristalada y se integrará en el barrio a través de una plaza abierta que conformará un moderno edificio en forma de “L”. El inmueble iba a construirse prácticamente adosado a la iglesia de Santa Marina. Tendría que haberse pagado con fondos mineros. La planta baja iba a ser destinada a la atención al público y el resto del inmueble se destinaría a oficinas. El actual Ayuntamiento hubiera quedado, principalmente, para actos institucionales.

Una de las primeras decisiones que tomó el gobierno de Aníbal Vázquez tras ganar las elecciones en mayo de 2011 fue aparcar el proyecto del ayuntamiento, al considerar que había otras prioridades. Además, poco después el gobierno del PP tomaría la decisión de suprimir los fondos mineros. Desde entonces, la reorganización de los servicios ha sido una asignatura pendiente.

Correos dejó hace ocho años las instalaciones de la calle Valeriano Miranda de Mieres tras abrir su actual unidad de reparto en la calle La Vega. Desde entonces el bajo de propiedad municipal que ocupó la entidad durante décadas está vació. La intención del gobierno local de IU siempre ha sido la de darle nuevo uso. Sonó incluso como posible sede de la Policía Local, ya que el cuerpo está muy limitado de espacio en su actual inspección. La plantilla cuenta en la actualidad con medio centenar de efectivos. Las incomodidades que sufren debido a las limitaciones de espacio es un problema que puede ser trasladado a otros servicios municipales. De momento, los agentes deberán esperar por la esperada mudanza a una comisaría más amplia.

El gasto social

Lo que ya está decidido es que la antigua sede de Correos se integrará en breve dentro de la red de espacios dedicados a los servicios públicos. Se trata de un departamento que ha ido requiriendo más medios con el paso de los años. El Ayuntamiento ha incluido en los presupuestos de este año 4,1 millones de euros para el departamento de Derechos Sociales, donde destacan partidas fundamentales como los más de 1,6 millones de euros para el servicio de ayuda a domicilio o medio millón de euros en ayudas para luchar contra la pobreza y apoyar a las personas y familias en dificultades (emergencia Social, familias en dificultades económicas con menores a cargo, obligaciones derivadas de la titularidad de la vivienda habitual o el comedor escolar). Centralizar los servicios de Servicios Sociales es una vieja aspiración de la administración local. Actualmente esta concejalía cuenta con dos sedes. La principal se encuentra en uno de los laterales del edificio de los Juzgados, precisamente junto a la inspección de la Policía Local. El segundo espacio está ubicado a un kilómetro de distancia, en las dependencias de la antigua estación del Vasco. Una vez que quede libre este emblemático inmueble, la intención del gobierno local de IU es trasladar a estas dependencias el albergue de peregrinos de La Peña.

Potenciar el Camino de Santiago es una tarea que lleva tiempo en la agenda municipal. Antes de la llegada de la crisis sanitaria la ruta jacobea, sin inversiones de ningún tipo, había experimentado un enorme crecimiento. Se estima que el grueso de los peregrinos optan actualmente por hacer una etapa entre Lena y Mieres, según explica el divulgador José Antonio Vega, uno de los grandes valedores de la ruta. Con todo, en 2019 fueron 935 los viajeros que hicieron parada en la ciudad. El auge de este itinerario como canalizador de un turismo creciente queda retratado al analizar el constante incremento de visitantes que ha registrado el concejo en los últimos años. En 2014 fueron 340 quieren hicieron uso del albergue, en 2015 subieron a 405, en 2016 ya fueron 707 y, en 2018, el recuento fue de 719. Es decir, en un lustro Mieres triplico el número de peregrinos que se quedan a dormir.

La residencia del campus asume temporalmente la función de albergue de peregrinos

A la espera de que las piezas de dominó caigan en su totalidad para dar sentido a la reorganización municipal que Mieres ha puesto en marcha, la Universidad de Oviedo y el Ayuntamiento han alcanzado un acuerdo para que, desde esta misma semana y de forma temporal, peregrinos del Camino de Santiago puedan alojarse en la residencia de estudiantes de Barredo. “Se trata de un acuerdo de carácter temporal, hasta que se habilite un nuevo albergue municipal en el centro del casco urbano, que está ligado, además, a la celebración del Año Xacobeo que, teniendo en cuenta la actual situación sanitaria, se conmemora durante dos años, 2021 y 2022”, destacaron los portavoces de la concejalía de Turismo, gestionada por el edil Juan Ponte. “Esta iniciativa permitirá ampliar el uso de las instalaciones de la residencia universitaria, impulsar la imagen de Mieres como ciudad universitaria y, por supuesto, ofrecer un equipamiento moderno y de gran calidad a las peregrinas y peregrinos que paren en Mieres durante su trayecto”, remarcó Juan Ponte. El Camino de Santiago, según los datos de la Oficina de Acogida al Peregrino, está movilizando actualmente a 200.000 personas al año. La mitad son extranjeros y las principales rutas ligadas a Portugal y Francia están masificadas. “El trazado asturiano aún tiene bastante margen de crecimiento y debe aspirar a captar parte del excedente que se genera”, indica el historiador local José Antonio Vega. La residencia fue inaugurada oficialmente a principios de 2011, junto al edificio de investigación y las instalaciones deportivas del campus mierense. Sin embargo, problemas burocráticos impidieron su puesta en funcionamiento al mismo tiempo que los otros complejos, no entrando en servicio hasta septiembre de 2012. Además del alojamiento, para el que dispone de 112 plazas entre dormitorios individuales y apartamentos, la residencia también ofrecerá un servicio de cafetería y restaurante abierto a toda la población. Nunca ha tenido altos niveles de ocupación.