Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Misioneros de toda España recuerdan hoy en Cuérigo al mártir allerano Juan Alonso

Religiosos del Sagrado Corazón celebran la festividad de San Melchor de Quirós y rinden homenaje al sacerdote, asesinado en Guatemala en 1981

La ceremonia de beatificación de Juan Alonso en El Quiché (Guatemala), el pasado mes de abril. | L. C.

La ceremonia de beatificación de Juan Alonso en El Quiché (Guatemala), el pasado mes de abril. | L. C.

Como cada 28 de julio en Asturias tiene lugar la festividad de San Melchor de Quirós, primer mártir santo de la archidiócesis que fue asesinado en 1858 cuando estaba de misionero en Vietnam y referente común de los misioneros asturianos. La conmemoración del santo siempre ha tenido lugar en su ciudad natal: Quirós. Pero este año cambiará de ubicación y será en Cuérigo, Aller.

¿La razón? La beatificación del Santo Juan Alonso, Misionero del Sagrado Corazón, que ha sido proclamado beato mártir de El Quiché (Guatemala). Juan Alonso, allerano de Cuérigo, tuvo su beatificación oficial en abril El Quiché, el lugar en el que fue torturado y asesinado en 1981. No fue el único, otros dos compañeros de su Congregación y siete seglares indígenas que colaboraron activamente en tareas de formación cristiana y labores de promoción social o reanimación cultural corrieron la misma suerte.

“En Cristo no hubo sí y no, hubo solo sí”, palabras de San Pablo, fueron el lema que sirvieron de guía a San Juan Alonso y en las que basó su vida misionera. En la pequeña población de El Quiché, donde construyó una Iglesia y desarrolló su importante labor misionera le recuerdan como “Tierra de nuestras tierras”. El sentido de estas palabras se lo da la importancia que adquiere el terreno para la cultura maya, predominante en la población.

Arcadio Alonso, hermano del sacerdote y autor del libro “Tierra de nuestras tierras”, en honor al santo, asegura que esta celebración tiene sentido porque “el pueblo no solo va a acordarse de él, sino que también va a sentir que está presente en ellos al estar aquí”.

A razón de este libro, Arcadio Alonso recibió respuestas, no solo de personas creyentes. “Fue muy emocionante leerlos”, asegura Alonso, y añade: “El martirio es un hecho religioso, pero para el no creyente es un acto de solidaridad. Los valores unen mucho más de lo que las ideologías y las creencias separan”.

La reliquia del sacerdote Juan Alonso, asesinado en 1981. | L. Camporro

El pasado mes de mayo se celebró la solemne beatificación en El Quiché y, más tarde, en el mismo mes tuvo lugar la Celebración Eucarística en la Catedral de Oviedo.

Hoy tendrá lugar el homenaje local en la misma iglesia en la que San Juan Alonso, primer beato mártir del Alto Aller, ofreció su primera misa: en la parroquia de Cuérigo, su lugar de nacimiento. La misa está programada para las 12:30 horas.

“No se trata, pues, de eludir la celebración de San Melchor de Quirós. De hecho, se ha decidido que lo oportuno fuese juntar las dos y trasladar la conmemoración de Quirós a Cuérigo”, explica Arcadio Alonso.

Con motivo de la celebración, se va a proceder a la entronización de una reliquia del padre Juan Alonso que estará permanentemente expuesta en la parroquia de Cuérigo para la veneración de los fieles. Para Arcadio Alonso, el homenaje va a ser “un reencuentro entre el Santo y su tierra de origen”.

La celebración conjunta de San Melchor de Quirós y San Juan Alonso estará presidida por el Provincial de las Misiones del Sagrado Corazón y contará con todas las medidas oportunas por la crisis del coronavirus.

A diferencia de otros años, en los que estaban convocados más de un centenar de misioneros, con motivo de la pandemia, se reunirán algunos menos.

Varios continentes

“Nos preocupa que la Iglesia es pequeña, y con la distancia será complicado que todos podamos entrar”, confiesa Arcadio Alonso. “Pero por suerte, podremos estar también en el exterior si hace buen tiempo”, asegura.

Participarán en la celebración misioneros de la congregación del padre Juan Alonso y sacerdotes de la diócesis en otros continentes. Invitados están también aquellos misioneros de otros países que se encuentren en Asturias. “Aunque sea con restricciones, es el homenaje que se merece un hombre que dio la vida por los pobres”, manifiesta Pedro Tardón, delegado de Misiones de Oviedo.

Compartir el artículo

stats