Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Riosa reclama que se señalicen los accesos al Angliru desde la autovía

El gobierno local afirma que los turistas dan “rodeos innecesarios” para llegar a la cima riosana desde la A-66 debido a la falta de indicaciones

Alberto Contador, en plena ascensión al Angliru, rodeado de público, en la Vuelta de 2017. | Roberto Menéndez

Alberto Contador, en plena ascensión al Angliru, rodeado de público, en la Vuelta de 2017. | Roberto Menéndez

Es, sin lugar a dudas, el enclave turístico más internacional del concejo de Riosa, y uno de los recursos más importantes del Principado de Asturias. El alto del Angliru supone uno de los mayores atractivos para el mundo del ciclismo y del cicloturismo, y también para senderistas. Pero el acceso hasta el coloso riosano no es sencillo, y no porque las carreteras sean malas, que no lo son, sino por la falta de indicaciones y señalización, especialmente desde las principales vías de comunicación del Principado. Por ello, desde el Ayuntamiento de Riosa reclaman al Gobierno regional que señalice en la A-66, tanto para los que llegan de la meseta como para los que salen, las entradas desde la autovía hacia el concejo de Riosa y concretamente el Angliru.

“Nuestro Angliru no es solo un atractivo turístico para Riosa, sino que también pone a Asturias en el mapa de los aficionados al ciclismo, que son millones en todo el mundo, y que saben que nuestra montaña es una de las más duras del mundo, un desafío que muchos quieren probar”, explica la alcaldesa, Ana Díaz. Sin embargo, y a pesar de que casi cada día hay numerosas personas que se acercan a tratar de ascender con sus bicicletas –también a pie, e incluso en moto–, hasta la cima, lo cierto es que muchos de ellos encuentran dificultades para llegar a la zona debido a la falta de información en la principal autovía de la región, la A-66. “Es verdad que con los GPS, ahora es más fácil llegar a todos los sitios, pero aún así hay turistas que nos comentan que se pierden”, señala la regidora.

Ese es el motivo por el que desde el Ayuntamiento se va a pedir oficialmente al Principado que coloque paneles informativos en la A-66, tanto para los que entran en Asturias como para los que van en dirección a la meseta. “Pensamos que esa señalización es lo que necesitamos para atraer a más gente, y que puedan disfrutar de este emblema natural que tenemos”, comenta la regidora, que agregó que el concejal de Turismo, Juan Carlos Álvarez, está especialmente involucrado en la iniciativa.

Sobre los puntos en los que se puede señalizar, la regidora no se ha pronunciado, pero lo más razonable sería colocar una señal antes de Pola de Lena, que sería el acceso más rápido a Riosa para los que llegan desde la Meseta, por el alto del Cordal. Y al menos otra, en sentido contrario, en la ramificación que parte de la A-66 hacia la N-630 a la altura del alto del Caleyu, y que deriva el tráfico hacia Morcín y Riosa. “Ahora mismo mucha gente que incluso pernocta en Oviedo va hasta Pola de Lena para venir al Angliru, y dan un rodeo innecesario por la falta de indicaciones”, indica Ana Díaz.

Proyectos

El turismo se ha convertido en una de las cestas, sino la principal, en la que el concejo de Riosa pone buena parte de sus huevos de cara al futuro. Y dentro de los proyectos que baraja para seguir desarrollando este sector también incluye al Angliru. Se trata de una iniciativa para recuperar una antigua ruta que une las minas de cobre de Texeo, o más bien el poblado minero de Rioseco, en la base que sube hasta la milenaria explotación, con la cima riosana. “Es una ruta de unos seis kilómetros que tenemos que adecentar y desbrozar, y que iremos haciendo poco a poco ahora que contamos con las herramientas necesarias”, asevera la regidora. Unir estos dos emblemas, confía la alcaldesa, “tendrá un importantísimo tirón turístico y un gran impacto para el municipio”.

Además, en Texeo ya se han realizado obras importantes, como la construcción de un mirador, además de la rehabilitación de todo el poblado minero, con el fin de que los turistas puedan tener una mejor experiencia cuando visiten las consideradas como las minas de cobre más antiguas de Europa.

Compartir el artículo

stats