“Decepción”. Así resume el portavoz del grupo municipal de Ciudadanos en San Martín, Javier Hurtado, los dos años de mandato que acaban de cumplirse. Y es que “si el Ayuntamiento fuese una empresa privada, hace tiempo que habría cerrado, porque la gestión que el PSOE lleva haciendo desde hace cuarenta años es pésima”.

Hurtado asegura que “las calles, parques y plazas están más abandonados que nunca” y que “ni siquiera disponemos de una barredora porque la que teníamos sufrió una avería de difícil reparación y el estado de las arcas municipales dificulta la adquisición de una nueva”. Los problemas también se dan en la gestión de personal. “No disponemos de un interventor municipal y los policías locales, en cuanto pueden, se van”, asegura, dando cuenta también de que “la zona rural sufre un abandono generalizado y sistemático desde la transición, el Ayuntamiento es incapaz de ofrecer soluciones a los problemas que padecen”.

El portavoz de la formación naranja también lamentó lo ocurrido durante este año de pandemia, “en el que estuvimos varios meses sin poder fiscalizar la actividad del gobierno local”. Pero no solo eso, “la gestión de la concejalía de Servicios Sociales con todos los problemas que iban surgiendo fue pésima”. Pero es que, para Hurtado, “el equipo de gobierno es un mero figurante, ya que quien realmente toma las decisiones que afectan al conjunto de la ciudadanía son las viejas glorias del PSOE” personas que “no conocen de primera mano lo que ocurre en San Martín y en algunos casos, ni siquiera residen en el concejo”. También hizo alusión a la expulsión de los partidos de la oposición en la junta de gobierno local el pasado mes de mayo “a pesar de que le demostramos máxima lealtad durante la pandemia”. Y aseguró Hurtado que “ningún concejal del equipo de gobierno es capaz de gestionar adecuadamente sus áreas y, cuando surge un problema, hasta que el alcalde no toma las riendas, no se soluciona”.

En cuanto a los presupuestos de este año, el portavoz de Ciudadanos afirma que, en la actualidad, “no tenemos absolutamente nada”, a pesar de que les habían asegurado que a partir de enero tendrían el borrador, con lo que “todo indica que nos encaminamos a una prórroga presupuestaria”. No obstante, “queremos dejar claro que no cuenten con nosotros para negociar el presupuesto porque no han cumplido ni un solo punto de lo pactado el año pasado, es más, todas las partidas creadas fueron modificadas mediante una transferencia de crédito”.

Javier Hurtado señaló que, a lo largo de estos dos años, “hemos tratado de poner voz a los problemas de los vecinos para darles solución, aunque en pocas ocasiones hemos logrado que se atendieran nuestras propuestas”. Aun así, entre sus objetivos están “reducir la gran cantidad de horas extraordinarias y gratificaciones que se gastan en este Ayuntamiento para poder prestar servicios a los vecinos y renovar parte de la flota municipal que se ha quedado obsoleta debido a su gran antigüedad”.

En los últimos meses, “también hemos logrado que se ponga énfasis en el control de las deposiciones caninas depositadas en la vía pública y la puesta en marcha de un plan de impulso al vehículo eléctrico para conseguir un concejo más sostenible”. Por último, el edil quiso señalar que “soy el único que no ha cobrado un solo euro por ser concejal porque todo lo que me pertenecía en dietas por asistencia a órganos colegiados lo he donado íntegramente a los colegios del municipio para ayudar en sus gastos”.