Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Iberdrola rechaza que técnicos municipales manejen las compuertas de la presa de Lada

El Ayuntamiento solicitó controlar el mecanismo para que las piraguas volvieran al Nalón, pero la compañía se negó por el riesgo que supone

Palistas entrenando en el río Nalón a la altura de Lada en una imagen de archivo. | Fernando Rodríguez

Palistas entrenando en el río Nalón a la altura de Lada en una imagen de archivo. | Fernando Rodríguez

La piraguas seguirán sin poder entrar, de momento, en el río Nalón a la altura de Lada. La Alcaldesa, Carmen Arbesú, explicó durante la última sesión plenaria que había mantenido un encuentro con Iberdrola donde le explicaron que actualmente se hace imposible mantener cerradas las compuertas de la presa de la térmica, ya que precisan de atención las 24 horas del día. Con la central en proceso de desmontaje, Iberdrola no cuenta con personal durante todo el día en ese punto, con lo que las compuertas están abiertas.

A la reunión acudió Gerardo Sahelices, director de la central de Lada y también estuvieron representantes de la sección de piragüismo del Club Natación Langreo, que tiene suspendidos los entrenamientos desde hace casi diez meses porque el estado del cauce no garantiza la navegabilidad del río. “Sahelices nos indicó la imposibilidad de cerrar las puertas porque exige una atención durante todo el día y ellos no están allí todo el tiempo”. Además, según les explicó, “las compuertas tienen una singularidad, no son modernas, exigen de cierto manejo y pericia”. Y es que desde el Ayuntamiento se ofreció la posibilidad de que las compuertas fuesen controladas por operarios municipales. Pero desde Iberdrola se negaron en rotundo. “Nos dijo que imposible, que no iban a permitir a nadie manejar las compuertas porque el riesgo es suyo, las consecuencias pueden ser grandes”, indicó la regidora de Langreo.

Además de este encuentro con directivos de Iberdrola, la Alcaldesa explicó que también se le había enviado a la compañía la moción aprobada por todos los grupos para que mantuviese el funcionamiento habitual de las compuertas de la presa, al menos mientras dure el proceso de desmantelamiento de la central térmica.

Ante este panorama, va a ser difícil que las piraguas vuelvan al río Nalón. Y eso a pesar del respaldo instituciones que ha tenido la sección de piragüismo del Club Natación de Langreo durante estos últimos meses. De hecho, su problema llegó incluso a la Junta General del Principado. La entidad, en colaboración con la Asociación Delfos Amigos del Deporte, inició una campaña de recogida de firmas que suscribieron más de 3.000 personas. Además, han conseguido el apoyo de asociaciones, entidades, fundaciones y federaciones deportivas, tanto a nivel autonómico como nacional en su petición.

Este problema surgió tras el cierre de la térmica. El funcionamiento diario de la planta requería un consumo de agua que se obtenía del caudal del río Nalón. Para ello, la central cuenta con unas compuertas que regulaban el desvío del agua desde el río hacia la central, al mismo tiempo que hacían un efecto de embalse en la zona próxima a la planta, en la que entrenaban los deportistas. La falta de actividad en la central ha hecho que las compuertas estén abiertas, imposibilitando los entrenamientos.

Ante esta situación, los deportistas llevan casi diez meses sin poder entrenar, lo que obliga a la sección de piragüismo del Club Natación Langreo a desplazarse a otros municipios para continuar ejerciendo la actividad deportiva de sus federados.

Además, se pierde así todo un símbolo para el piragüismo en Langreo, ya que el club lleva desarrollando su labor en el concejo desde hace dos décadas.

Compartir el artículo

stats