Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva subestación eléctrica de Santa Cruz toma forma tras un año de obras

El edificio principal ya ha sido construido y la previsión es que los trabajos, con una inversión de 14 millones, concluyan a finales de 2023

El edificio que acogerá la nueva subestación de Viesgo, con las obras ya avanzadas. | A. Velasco

El edificio que acogerá la nueva subestación de Viesgo, con las obras ya avanzadas. | A. Velasco

Es uno de los mayores desembolsos que el concejo de Mieres ha recibido en los últimos años. Es también la mayor inversión de la compañía Viesgo (adquirida el pasado diciembre por EDP) en el año 2020 en España. Se trata de la construcción de una nueva subestación eléctrica en la localidad mierense de Santa Cruz. Un equipamiento moderno y sostenible que servirá para paliar los problemas de impacto visual y acústico que la vetusta instalación tenía y que desaparecerán una vez concluyan los trabajos. Tras casi un año de obras de los tres que está previsto que duren los trabajos, el edificio que albergará la nueva subestación ya está levantado. “Las obras van siguiendo los plazos previstos”, apuntaron fuentes de la compañía energética.

En septiembre del pasado año, el presidente de Viesgo, Miguel Antoñanzas; el consejero de Industria del Principado, Enrique Fernández; y el alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez, entre otras autoridades, regionales y locales, participaban en el acto de colocación de la primera piedra del proyecto. Lo hacían después de casi un trienio de trámites administrativos para poder sacar adelante la iniciativa. Y casi once meses después, los trabajos comienzan a tomar forma, al menos visible. Se comenzó con el desmontaje de algunos de los equipos que conformaban la antigua subestación y se fue actuando sobre la parcela. Pero lo más visible y que se ha terminado recientemente ha sido la construcción del edificio que albergará la subestación propiamente dicha.

Durante el acto de colocación de la primera piedra, hace un año, Miguel Antoñanzas se mostró exultante por la consecución de los permisos necesarios y el fin del proceso administrativo para poder comenzar las obras. En aquel momento, el presidente de Viesgo daba una visión de la importancia que tiene, para el sistema eléctrico del Principado, la subestación mierense. “De aquí parten cinco líneas de 132.000 voltios, 10 líneas de 30.000 voltios y 6 líneas de 12.000 voltios”. Unas instalaciones que permiten abastecer de energía a los concejos de Mieres, Aller y Lena. Pero también establecen conexiones con otras zonas de Asturias, como el Occidente, tal y como explicó el responsable de Viesgo.

Desembolso

El proyecto original conllevaba una inversión de 12 millones de euros, pero finalmente creció hasta los 14 millones. La actuación, explicaron durante la colocación de la primera piedra en Santa Cruz, no solo supuso encontrar una solución moderna y respetuosa con el medio ambiente para los problemas que tienen los vecinos, sino que también a nivel técnico se encontraron alternativas para “pues Santa Cruz es un centro neurálgico en el sistema eléctrico asturiano”.

El plazo de ejecución del proyecto es de 37 meses, por lo que estaría terminado a finales de 2023. Se desarrollará en tres fases. Además, Viesgo ha decidido conservar el edificio de la antigua central que tiene un siglo de historia y en cuyo interior existe un turboalternador centenario, una pieza única, y que permanecerá en la localidad mierense.

Compartir el artículo

stats