Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Malestar en Caborana por el cambio de nombre de una calle

Los vecinos critican que el Ayuntamiento, que cumple la Ley de Memoria Histórica, no consultase la nueva denominación

La nueva placa. | L. Camporro

La nueva placa. | L. Camporro

La localidad allerana de Caborana se ha levantado estos días con un cambio en sus callejero. Y es que el virtud de la Ley de Memoria Histórica, el Ayuntamiento de Aller ha cambiado el nombre a una de sus vías, la hasta ahora avenida Ángel del Valle, que pasa a llamarse avenida Marianes. Hasta ahí todo parece normal, pero los vecinos han mostrado su malestar. Lo hacen por dos motivos. El primero, porque no se les consultase el nuevo nombre, que no consideran adecuado. Y el segundo, y quizá con el cientos de miles de vecinos en toda España se han encontrado con la aplicación de esta Ley, los cambios de dirección que tienen que realizar en documentos oficiales u otro tipo de servicios.

La señal retirada. | L. Camporro

La ahora llamada avenida Marianes se ubica en uno de los tramos centrales de la localidad, entre el barrio de La Curva y el inicio de la calle La Torre. Es, en especial, a estos vecinos, a los que la decisión del cambio de nombre de la calle ha sentado como un tiro. Consideran que se ha impuesto el cambio, y además entienden que no supone ningún beneficio para nadie proceder ahora a una modificación de la nomenclatura. Cambio, por otra parte, que el Principado instó a hacer al Ayuntamiento ya en 2020.

Los vecinos señalan, que el nuevo nombre, Marianes, “no guarda ninguna relación con el pueblo”. Lo justifican en que el Marianes es el nombre de un grupo minero de la margen izquierda del río Aller, la contraria a la localidad. De hecho, entienden que si el Ayuntamiento perseguía tener un guiño con el pasado minero de Caborana, bien podría haber usado nombres como “Legalidad”, “Turca” o “Conveniencia”.

En todo caso, los vecinos lamentan que desde el Ayuntamiento no se haya tenido la deferencia de reunirse con los vecinos de la localidad para explicarles el cambio e incluso explicarles los motivos que han llevado a esa decisión. “Más allá de las consultas que podrían haber realizado sobre el nuevo nombre”, añaden.

Ahora, están que trinan por las consecuencias. “Debemos cambiar los documentos: carnés de identidad, de conducir, tarjetas y datos bancarios, y otras gestiones que lo único que nos van a provocar son mareos e incluso pérdidas de dinero”, indicaron. La avenida Marianes no ha entrado con buen pie en Caborana.

Compartir el artículo

stats