Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El debate sobre el futuro de las comarcas mineras, en la Feria de Muestras

Hunosa se ofrece para asumir las centrales hidroeléctricas y poder abaratar la luz

La compañía pública estudia la posibilidad de instalar minicentrales en los pozos cerrados | Algunas explotaciones podrían funcionar a modo de embalse subterráneo

Gregorio Rabanal , entre Ana González y Enrique Fernández, muestra una maqueta de la red de geotermia de Mieres. | Juan Plaza

A pesar del cierre de las explotaciones mineras, su principal actividad en el pasado, Hunosa ha conseguido salir adelante centrándose en otros proyectos energéticos. Sin embargo, ahora parece abrirse otra puerta con la posibilidad de que la compañía pública se encargue de las concesiones hidroeléctricas vencidas, una medida que se utilizaría para regular el precio de la luz que estos días se encuentra en máximos históricos. Y es que Hunosa encaja perfectamente en el planteamiento lanzado el pasado jueves por la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, al respecto. Ayer, el presidente de Hunosa, Gregorio Rabanal, aseguró que “nos encantaría y nos ofrecemos” para asumir este papel, si bien “es prematuro” hablar de la posibilidad de que Hunosa asumiese la gestión de estas concesiones que van caducando. Rabanal hizo estas declaraciones ante el pabellón de la compañía estatal en la Feria Internacional de Muestras de Asturias, que celebraba el Día de Hunosa.

El planteamiento de la Ministra aludía a la creación de una empresa pública que aglutinase las concesiones hidroeléctricas una vez que expirase su plazo de concesión. Daba voz así, a una propuesta de su socio de Gobierno, Unidas Podemos. Sin embargo, no es la primera vez que se habla de este asunto. El año pasado, el sindicato SOMA-FITAG-UGT propuso hacer de Hunosa el germen de una nueva empresa eléctrica estatal. Defendía el sindicato que el Estado tendría más herramientas para poder intervenir y regular, al menos parcialmente y de forma más eficaz, el precio de la energía. Propuesta que recuperó el SOMA hace sólo unas semanas haciendo alusión, concretamente a recuperar las concesiones para las centrales hidráulicas.

El presidente de Hunosa se mostró ayer abierto a esta posibilidad, “nos gustaría estar en ventaja, pero no sé si lo estamos”. Y dio cuenta de que las empresas públicas “cumplen con una función social y son un servicio público”, además de aludir a que, en el pasado, “tuvimos una gran empresa energética pública que convivía con las privadas, y aquel sistema funcionaba, es cierto que daba lugar a unos precios de la luz altos, pero la reforma del sistema no los bajó, y la privatización de aquella empresa tampoco ayudó a rebajar los precios, y por cierto, quien compró nuestra empresa (Endesa) fue una compañía pública italiana”. Eso sí, Rabanal señaló que “hay dos cuestiones que separar, por un lado está la propiedad de las empresas y por el otro el sistema regulatorio, que no tienen nada que ver”.

Hunosa ya cuenta con el apoyo del Principado, que ayer refrendó el consejero de Industria, Enrique Fernández, quien también participó en el acto junto a los alcaldes mineros y representantes de los sindicatos. Fernández aseguró que “no es una idea descabellada, para nada, que se haya propuesto a Hunosa para asumir esta iniciativa podría ser algo adecuado”. Y sin salirse del aspecto energético, el presidente de Hunosa también aludió al proyecto para la instalación de minicentrales hidráulicas en los pozos mineros clausurados.

“Estamos estudiando las posibilidades porque no todos los pozos son iguales, tanto por caudal, como por caída y altura, son muy variopintos”, explicó. De estos pozos, “hay algunos que son candidatos a acoger instalaciones de tamaño micro que podrían dar poco más que para un cierto autoconsumo del bombeo del pozo, pero hay otros con mejor pinta, más caudal o caída, que podrían dar lugar a instalaciones de tamaño mini”. Por último, aseguró que “hay algún pozo en el que se ha trabajado junto con EDP la posibilidad de utilizarlo como embalse subterráneo en una eventual central de bombeo, pero todo eso requiere más desarrollo, estamos en fase de analizarlos”.

Carmen Arbesú, Pedro López, Gregrio Rabanal, Manuel Ángel Álvarez, Ana Díaz y Delia Campomanes, en la feria. Juan Plaza

La propuesta, como en el caso de la conversión en una empresa eléctrica estatal, también había llegado desde el SOMA-FITAG-UGT, que hizo llegar a la dirección de Hunosa un exhaustivo informe en el que señalaba la posibilidad de utilizar tornillos hidrodinámicos y turbinas de vórtice gravitacional para aprovechar el agua bombeada de los pozos, de forma que se pueda generar energía eléctrica. El sindicato minero apostaba, en un principio, por llevar estos sistemas a los pozos Polio y Tres Amigos, en la Hueria de San Xuan, en Mieres, aunque daba cuenta de la posibilidad de extenderlo a posteriori al resto de explotaciones cerradas de la hullera estatal.

La central calculaba que con el uso de un tornillo hidrodinámico de 50 KW, diseñado para funcionar sin descanso, “generaría anualmente 438 MW de energía verde a coste cero”. En el caso de las turbinas de vórtice gravitacional, los rangos de generación van desde los 15KW hasta los 70KW. Como ocurre con los tornillos, Hunosa también podría monitorizar el funcionamiento de estos dispositivos con sus actuales sistemas de control.

Por otro lado, la reconversión de la central térmica de La Pereda (Mieres) en una planta de biomasa es, actualmente, el principal proyecto que maneja la compañía estatal Hunosa. Gregorio Rabanal, mostró su esperanza ayer de que las obras puedan arrancar en el primer semestre del próximo año, aunque todo dependerá del avance de los procesos administrativos en marcha que no dependen directamente de la empresa. Más avanzado está el proyecto para crear un laboratorio de seguridad contra explosiones en el pozo Carrio (Laviana), donde ya se ha instalado la maquinaria y su puesta en marcha está pendiente de realizar las correspondientes pruebas.

Hunosa presentó esta semana la respuesta a las alegaciones que se presentaron al proceso de autorización ambiental del proyecto de la térmica que lleva a cabo el Principado. “Ahora la administración tendrá que estudiarlas, analizarlas y, en función de eso, o bien aprobar la autorización, pedir aclaraciones adicionales o lo que considere oportuno conforme a la legislación”, apuntó Rabanal, quien aseguró que “nos gustaría estar en condiciones de iniciar las obras a principios de año o a lo largo del primer semestre, pero depende de otros procesos que no están en nuestras manos”. Y es que no sólo está pendiente la autorización ambienta, también se trabaja en el proceso de obtención de las licencias urbanísticas que se lleva con el Ayuntamiento de Mieres y, por último, el proceso regulatorio de subastas. “Los plazos van ajustados, pero podríamos llegar, la clave estará en el proceso regulatorio”, subrayó.

También aprovechó el presidente de Hunosa para defender que “no vamos a quemar residuos en la térmica, sino combustible sólido recuperado (CSR), que es otra cosa, en las basuras hay de todo, materiales reciclables, biológicos y combustibles, y Cogersa está construyendo una planta para separar esas facciones combustibles de la basura, eso es lo que constituyen los famosos CSR, que es lo que se podrá utilizar parcialmente, en una cantidad pequeña, en la térmica de La Pereda”. Además, Rabanal aseguró que “no tienen riesgo y la legislación medioambiental para la quema de este tipo de combustibles garantiza absolutamente que no se produzcan riesgos para la salud, y las restricciones en cuanto a emisiones son mucho más elevadas que las que tenemos ahora”.

En cuanto al laboratorio de seguridad contra explosiones en las instalaciones del pozo Carrio, un centro destinado a llevar a cabo ensayos y otros trabajos de investigación sobre deflagraciones en entornos de atmósferas explosivas que se desarrollará tras el acuerdo con el Laboratorio Oficial José María de Madariaga (LOM), Rabanal explicó que “se acaba de instalar la maquinaria y está para empezar a funcionar en breve, cuando se hagan las pruebas de la maquinaria”

Compartir el artículo

stats