Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hallan un proyectil de la Guerra Civil junto al circuito de bicicletas de la estación de Pajares

Agentes de la Guardia Civil aseguraron la zona, que fue cerrada al público por precaución, y después procedieron a la retirada del artefacto

El proyectil que encontraron los trabajadores de Pajares.

El proyectil que encontraron los trabajadores de Pajares.

Los trabajadores de la estación de esquí de Valgrande-Pajares se encontraron ayer con un artefacto sin explotar de la Guerra Civil cuando se encontraban haciendo labores de mantenimiento en la pista de bicicleta de montaña. De inmediato se dio aviso a la Guardia Civil, que primero aseguró la zona hasta que llegaron los miembros del Grupo de Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos (GEDEX) para retirarlo.

El director de la estación, Javier Martínez, explicó que se encontraron el artefacto, al parecer un proyectil de mortero, “cuando se estaban realizando labores de mantenimiento”. No se encontraba en la pista de “bike park”, sino a unos veinte metros de ella. “Aun así decidimos cerrar el circuito”. Este artefacto fue encontrado en la zona más alta de la estación, denominada El Cuitu, a unos 400 metros de la Virgen de Santa María de Valgrande, justo en el límite con la provincia de León.

Desde la Guardia Civil confirmaron lo ocurrido, señalando que habían recibido una llamada desde la estación en el puesto de Pola de Lena. Hasta la estación se trasladó una patrulla de Seguridad Ciudadana de ese destacamento que se dedicó a asegurar la zona a la espera de que se trasladasen los miembros del GEDEX de la zona de la Guardia Civil Asturias para retirar el artefacto.

Javier Martínez expuso que no es la primera vez que ocurre esto en la estación. “Estamos al lado de una trinchera de la Guerra Civil, así que cada cierto tiempo se encuentran este tipo de cosas, sobre todo mucha munición”.

Uno de los hallazgos más sonados tuvo lugar en el año 2010 cuando un cazador se encontró con un proyectil de la Guerra Civil cuando participaba en un montería en Valgrande. Era de gran tamaño, ya que alcanzaba los 50 kilos y no estaba explosionado. En aquella ocasión, los expertos en explosivos tuvieron que caminar durante dos horas para dar con el artefacto, ya que se encontraba en un enclave de muy difícil acceso.

Acceso

En aquella ocasión, en lugar de retirarlo, los expertos decidieron explosionar controladamente el artefacto, aunque no fue posible “debido a un error técnico en el proyectil”, que llevaba más de setenta años inactivo. Tampoco retiraron el artefacto al dar cuenta de que no revestía ningún peligro para los ciudadanos y se encontraba en una zona de muy difícil acceso, “incluso para los aficionados a la montaña”.

También se encontró otro elemento destacado en octubre de 2014, concretamente en el pico Caliar, a poco más de un kilómetro del repetidor de Cuitu Negru. Se trataba de un artefacto explosivo de 105 milímetros, de tamaño similar al de una botella pequeña de agua mineral. El artefacto fue finalmente explosionado por la Guardia Civil por el “peligro real” que suponía para los montañeros y ganaderos que frecuentaban esta zona.

Compartir el artículo

stats