Impulso a unos restos históricos en el concejo de Aller. Los vecinos de la localidad de Sinariego, cerca de Caborana, reclaman la puesta en valor de unas antiguas escuelas de la Segunda República. Se conservan partes de la fachada, que muestran una bonita arquitectura de la construcción original. La propuesta vecinal, que ha recogido el concejal Juan Antonio del Peño (grupo mixto), pasa por adecentar la zona, mejorar el enclave y el acceso para los senderistas. “Sería un buen lugar para aumentar la oferta de rutas en el programa de visitas guiadas por el municipio”, afirman en Sinariego.

Lo cierto es que estos restos son grandes desconocidos para los de fuera del pueblo. Durante años han sido lugar para los paseos de los vecinos de Sinariego y para las meriendas al aire libre en verano. Y poco más. Pero ahora, conocedores del interés histórico y del “boom” del senderismo –tras la crisis sanitaria–, quieren dar un paso al frente.

El primero ha sido hablar con el concejal Juan Antonio del Peño, del grupo mixto: “Consideramos que es una buena idea y que pondría en valor una bonita zona del concejo que ahora mismo es una joya desconocida”, señaló el edil allerano.

Las antiguas escuelas de la Segunda República de Sinariego están a un corto paseo desde el pueblo. No más de medio kilómetro caminando por una zona boscosa. Llama la atención su arquitectura, un claro exponente de la época: “Es una de las pocas escuelas en las Cuencas que se conservan tal cual estaban”, afirmaron historiadores consultados por este diario.

Si bien es cierto que hay varias escuelas de la Segunda República en el municipio, también es verdad que muchas se han adaptado a los tiempos. Es el caso de las de Güeria, actualmente reformadas y utilizadas como local de actividades múltiples para los vecinos. Recuperar el edificio de Sinariego es casi imposible, pero no lo es su uso con fines turísticos.

“Los vecinos han consultado a varios expertos y todos coinciden en que su arquitectura y su ubicación son buenos alicientes para llamar al turismo”, destacó del Peño. Sin olvidar que también narran una parte de la historia del concejo y el valor de las escuelas durante la Segunda República. Aún hoy, son estudiadas como un ejemplo de la educación universal, pública y preocupada más por la experiencia del aprendizaje que por los objetivos finales.

“Lo que pediremos al gobierno local (PSOE), además de trasladarles las ideas de los vecinos, es que esta zona se incluya en la programación de visitas guiadas durante el otoño o el próximo verano”, explicó Juan Antonio del Peño. No en vano, la programación de visitas guiadas en el concejo de Aller es uno de los planes de ocio que más adeptos gana con cada edición.

Visitas turísticas

Este verano, el popular programa de visitas guiadas llegó con refuerzos: la puesta en marcha de un tren turístico, que completó aforos en cada servicio. El tren nació con cuatro trayectos. El primero, Cabañaquinta-Uriés-Cabañaquinta, donde se realizaba una ruta guiada o, como algunos casos, teatralizada. Otro de los trayectos con ruta fue Moreda-Murias-Moreda, con parada en la ruta de senderismo a la Cascada de Xurbeo, uno de los recursos “estrella” de Aller. Además, el convoy se completó con el viaje Felechosa-Collanzo-Felechosa y L’Escuyu-Coto Bello, permitiendo a los visitantes disfrutar de la belleza natural del concejo.

El tren turístico de Aller, una iniciativa que recogió alabanzas durante todo el verano, tenía capacidad para medio centenar de personas, si bien las restricciones sanitarias obligaron a dejarlas en algo más de una treintena.

“Es un programa que ha dado muy buen resultado, lo sabemos. Pero tendrán que ir innovando en las próximas ediciones para que los turistas sigan disfrutándolo”, afirmó Juan Antonio del Peño. Es por eso que la búsqueda de nuevos destinos debería ser, según el concejal, una prioridad. “Y las antiguas escuelas de Sinariego aúnan todo lo que se necesita para convertirse en destino estrella”.