Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La carretera de Tarna no sale del bache

Han pasado doce años desde que se arregló la vertiente leonesa del puerto, mientras que las obras en Asturias aún no tienen fecha de inicio

Dos camiones circulan por la carretera de Tarna, a la altura del pueblo de Bezanes.

Dos camiones circulan por la carretera de Tarna, a la altura del pueblo de Bezanes.

La Junta de Castilla y León ejecutó hace ya doce años el proyecto de mejora en la variante leonesa del puerto de Tarna, una iniciativa que iba a tener su espejo en la parte asturiana. Sin embargo, nunca llegó a cristalizar. Por el camino hubo diversos proyectos que no salieron adelante y algunas actuaciones concretas de rebacheo. Eso sí, el proyecto no está olvidado y formó parte del encuentro que mantuvieron semanas atrás el alcalde de Caso, Miguel Fernández, y el consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo. Se habló de las obras sí, pero sin fecha definida para acometerlas.

El Alcalde y el consejero coincidieron en la necesidad de plantear actuaciones de menor calado. “No es momento de hacer autopistas en todos los sitios, sino que tenemos que hacer carreteras seguras con una señalización en condiciones”, apuntó Fernández. Además, cambiar a este tipo de intervenciones haría que las obras avanzasen de forma más inmediata.

En el caso de la vertiente asturiana del puerto de Tarna, el regidor de Caso abogó por una serie de mejoras adaptadas a la nueva realidad económica “porque tenemos de todo, menos dinero”. Así, el arreglo de esta carretera pasaría por “la instalación de una señalización, tanto vertical como horizontal, en condiciones, también con señales que alerten de la niebla y la nieve”. También pide una actuación en el firme “para que los vehículos no corran riesgos”. Con todo esto, “quedaría una carretera decente y practicable, pero no hace falta realizar desmontes enormes que conllevan un mantenimiento y la estabilización es muy larga en el tiempo”. El regidor asegura que “los desmontes como los que se hicieron en el tramo entre Campo de Caso y Bueres –enmarcado en el proyecto de reforma de la carretera entre la capital casina e Infiesto– no deberían volver a hacerse, no es necesario, tenemos que hacer carreteras seguras”.

Hasta aquí la teoría, porque a pesar de que el Alcalde y el consejero hablaron “el mismo lenguaje”, todavía habrá que esperar para que las obras del puerto de Tarna en la vertiente asturiana sean una realidad.

¿Y qué se hizo en León hace doce años? Los trabajos afectaron a los 22 kilómetros que van desde el límite con Asturias hasta Burón, donde la vía conecta con la carretera del puerto del Pontón. Las obras se pusieron en marcha a finales de 2007, pero sufrieron diversos retrasos debido a la quiebra de la primera empresa adjudicataria y a las copiosas nevadas que hubo en invierno. Los trabajos de asfaltado terminaron en septiembre de 2009 para colocar después la señalización y otros remates. La Junta de Castilla y León invirtió once millones de euros.

Primer proyecto

En Asturias, el primer proyecto de acondicionamiento del puerto se realizó hace ya veinte años y fijaba en 25 millones el coste de las obras. Sin embargo, quedaron pospuestas a la espera de unos estudios medioambientales. Hubo que esperar otros diez años para que se aprobase de forma provisional un estudio informativo y de alternativas, donde se eligió la opción más cara, con un presupuesto que se elevaba a 61,3 millones. La obra incluía la construcción de ocho puentes y un túnel.

El expediente no avanzó del trámite de aprobación provisional del estudio informativo. A finales de 2017 se dio luz verde a la licitación de la redacción del proyecto de acondicionamiento en el tramo entre Campo de Caso y Bezanes. Un recorrido de siete kilómetros y cuyo coste ascendía a 15 millones de euros. Pero el proceso de contratación no llegó a seguir adelante. Lo único que se hizo en este tiempo fue una obra que terminó en agosto de 2017, y donde se invirtieron 400.000 euros. Los trabajos incluyeron desbroces y reasfaltado de las zonas deterioradas.

Compartir el artículo

stats