Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Fiscalía pide archivar el caso de la permuta de suelo entre Asla y el Ayuntamiento de Lena

No aprecia prevaricación ni malversación en el intercambio de los terrenos de Villallana y La Ería, destinados al nuevo centro de salud

Terrenos de La Ería, anexos al lugar en el que se construirá el centro de salud de la Pola.

Nuevo episodio de un polémico conflicto judicial en Lena. La Fiscalía de Asturias ha solicitado el sobreseimiento de la investigación sobre la permuta de terrenos entre la empresa Asturiana de Laminados (Asla) y el Ayuntamiento de Lena. El Ministerio Fiscal afirma que ni hubo malversación, ni hubo prevaricación en esta operación que tuvo un objetivo claro: el Ayuntamiento consiguió los terrenos para la construcción del nuevo centro de salud y Asla se hizo con la totalidad de las parcelas sin ocupación en el polígono de Villallana. El escrito de Fiscalía, se cierra rotundo: “No queda acreditada la concurrencia de los presupuestos de los delitos imputados y procede el sobreseimiento solicitado”, concluye.

El caso de la investigación sobre la permuta empezó ya de forma oscura, con la presentación de un anónimo ante la Fiscalía. Ocurrió durante el anterior mandato de IU en Lena, en un momento en el que se presentaron varios anónimos ante el Ministerio Fiscal para la apertura de investigaciones sobre la gestión municipal de Izquierda Unida. Resultó que un informe de un experto en grafología apuntó a que uno de esos “anónimos” había sido presentado por un exconcejal de la oposición que ya no forma parte de la vida política. Este escrito en concreto, el que se refiere a la permuta entre Asla y el Ayuntamiento, no llegó a ser investigado por un grafólogo.

Con esa “denuncia” anónima, se abrió una investigación sobre la citada permuta. Como investigados estaban el director de Asla, el arquitecto municipal y la alcaldesa de Lena, Gema Álvarez. Había dos puntos sobre los que la Fiscalía indagó especialmente: el precio de las parcelas que fueron permutadas (las del centro de la Pola, para el centro de salud) y la elección de una empresa externa para tasar el precio de los citados terrenos.

En primer lugar, la Fiscalía considera que no está probado que la elección de la empresa NuVe Consulting fuera en menoscabo de las arcas municipales. Sí hace referencia a la “escasa experiencia” de la compañía”. Primer punto a descartar. Siguiendo por el valor de las parcelas, punto este más discrepante.

El valor de la tasación de las parcelas del centro de la Pola era, según la empresa contratada por el Ayuntamiento, indudablemente mayor del que se había estimado hasta el momento: “La valoración de las fincas ofrecidas por Asla efectuada por NuVe Consulting es la única valoración notoriamente discrepante al alza, sin que se aclaren las razones de la omisión de datos relevantes para la tasación; y el rigor de la actuación profesional en sus funciones como Arquitecto Municipal (...) es cuestionable”.

Pero hay un factor decisivo que, a priori, no se tuvo en cuenta. “Al precio de compra de las fincas pagado por Asla (597.400 euros) habría que sumarle todos los costes de la operación (146.554,89€) y la compensación en dinero (171.359,11€) pagada al Ayuntamiento por la diferencia de valor entre las fincas y los aprovechamientos urbanísticos permutados”. En total, el coste de la operación para Asla ascendería a 915.314 euros. “Como el valor de los aprovechamientos urbanísticos propiedad del Ayuntamiento objeto de permuta, según la tasación pericial judicial, era de 1.185.805,60€, la diferencia estaría cifrada en 270.886,80, que sería en principio el exceso de coste para el Ayuntamiento”.

Interés municipal

Aquí fue decisiva la declaración de la Alcaldesa. Dejó claro que “existía un interés del Ayuntamiento en conseguir esos terrenos para construir el centro de salud desde hace años, lo cual ha resultado acreditado, y que la operación era beneficiosa para el Ayuntamiento porque no se tenía que endeudar para conseguirlos. Y, además, recibía una cantidad de dinero. Por tanto, el coste de oportunidad vendría a justificar esa diferencia de valor”. La Fiscalía, por tanto, apunta que “es cierto que, de haber usado el Ayuntamiento otros procedimientos para la adquisición de los inmuebles, como la expropiación o la compraventa, se hubiera visto obligado a endeudarse”.

Prudencia, de momento. La Alcaldesa señaló ayer que espera a recibir “la resolución de la jueza” para una valoración final. Eso sí, el escrito de la Fiscalía es “una noticia extraordinaria por la que llevábamos tiempo esperando”.

Compartir el artículo

stats