Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El oso mata un burro y un mastín en Lena: ya son cinco animales muertos en un mes

A estos ataques ya confirmados se suma otro asno, que apareció en la mañana de ayer y sobre el que aún no hay informe de guardería

Un ejemplar de oso, en la Cordillera.

Nuevo ataque de oso en el concejo de Lena. Un plantígrado mató, cerca de la localidad de Ronzón, a un burro y al mastín que defendía la finca. A este ataque ya confirmado por la Guardería del Principado, se suma la aparición de un asno muerto en el mismo pueblo –aún pendiente de catalogar por el Gobierno regional–. El balance es preocupante: son ya cinco animales muertos en Lena, por ataques de oso, en el plazo de un mes.

Los primeros en dar la voz de alarma fueron los vecinos de La Frecha. Aseguraron estar “atemorizados” por la indiscutible presencia de un oso en el pueblo. En el plazo de una semana, aparecieron tres animales muertos: un potro y dos burros. Además, una cría de burro sufrió heridas muy graves tras el ataque. “Es un oso viciado de sangre y nos tememos que pueda atacar a alguien. Ya no nos atrevemos a ir solos al monte, mucho menos por la noche”, clamaron los vecinos.

Ahora es en Ronzón, concretamente en la zona de El Cobeyu, donde dan la voz de alarma. El primer ataque se produjo hace ya días: “Aparecieron muertos la burra, de un año y medio, y uno de los mastines que cuidaba de la finca”, explicaron ganaderos de la zona. “Se llevó por delante un mastín, es algo que se ha visto muy pocas veces”, clamaron.

Con el susto aún en el cuerpo, el viernes desapareció otro asno. Lo encontraron en una zona apartada de la finca, con marcas idénticas a las que presentaba el primer burro que murió por el ataque de oso. “A simple vista parece que ha ocurrido exactamente lo mismo que la primera vez, pero no podemos confirmarlo hasta que la guardería del Principado emita el informe”, afirmaron.

La situación es ya “muy complicada”, afirman desde el sector primario en el concejo: “Nos tememos que va a ocurrir como con el lobo si no se toman medidas pronto”. Además de reclamar un pago “justo” de los daños, exigen controlar a la población: “Hay que espantar a los ejemplares que estén cerca de los pueblos lo antes posible”, señalaron.

Hay otra medida sobre la mesa: la geolocalización de los “osos problemáticos” –los ejemplares que se aproximan demasiado a los pueblos por falta de temor a los humanos–. Es una propuesta que anunció el Principado de Asturias, ya a principios de verano, pero que aún no se ha barajado para el concejo de Lena. Los responsables regionales afirmaron que esa medida se tomaría “solo cuando se agoten otras alternativas previstas en el protocolo de actuación”.

Desde el Ayuntamiento consideran que es el momento de abordar la actuación en Lena. “Los vecinos están atemorizados y los ganaderos tienen pérdidas que ya no son asumibles”, clamaron ya con las primeras denuncias en La Frecha. Desde la Asociación de Ganaderos Afectados por el Llobu (AGALL) en la comarca del Caudal afirmaron que el principal problema es que “no hay suficientes árboles frutales en la comarca”. “El hábitat no se preparó para el censo actual de plantígrados en la zona”, añadieron. Es por eso que proponen una nueva campaña de mejora del hábitat para garantizar la “correcta convivencia” entre los osos y las ganaderías.

Compartir el artículo

stats