Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Persecución por las carreteras de Mieres y Langreo: roba un coche, arremete contra un control e irrumpe en una carrera ciclista

La Guardia Civil detiene, tras disparos de advertencia, a un ladrón que casi atropella a un agente y puso en riesgo a 100 deportistas

Vista aérea de Nuevo Santullano, donde se produjo la detención Vista aérea de Nuevo Santullano, donde se produjo la detención

El robo de un coche desembocó la tarde del pasado sábado en un frenética persecución policial por las carreteras de Mieres y Langreo, con intentos de atropello y disparos incluidos. Todo culminó con la detención del conductor, un conocido delincuente común con una larga lista de antecedentes. El incidente espantó a los testigos presenciales por el desbocado y peligroso comportamiento del fugitivo. La Guardia Civil logró capturarlo no sin antes evitar un agente el atropello. La intervención de las unidades de Tráfico se hizo imperiosa debido a que el fugado cerca estuvo de interceptar una carrera ciclista con jóvenes aficionados disputada en Mieres. “Pudo acabar todo en una auténtica tragedia”, explicaron ayer a este diario testigos de lo sucedido, así como organizadores de la prueba.

El coche fue robado en el casco urbano de Mieres en un descuido del propietario, que abandonó el mismo apenas un instante para hacer un recado. El delincuente se llevó el vehículo y acabó en Langreo, donde se saltó un control de la Guardia Civil. Uno de los agentes evitó el atropelló casi milagrosamente. El vehículo en fuga puso rumbo de regreso a Mieres sobrepasando todos los límites de velocidad. Fue entonces cuando las alarmas se encendieron de nuevo. Eran más de las tres y media de la tarde y a las cuatro arrancaba una carrera ciclista en Figaredo.

El coche entró en Mieres desde la autovía por el enlace de Vega Arriba. En el momento de tomar el desvío para acceder al casco urbano se encontró con un Policía Local que velaba por la seguridad de la carrera ciclista. Derrapando cambió de sentido y puso dirección sur, hacia Turón. La prueba ciclista estaba a minutos de comenzar y debía circular por la misma calzada en sentido contrario. En ese mismo instante, cien jóvenes de entre 14 y 18 años estaban listos para tomar la salida en Figaredo.

La Guardia Civil no tardó en llegar a Mieres. El citado Policía Local les indicó con gestos el rumbo que debían tomar. Interceptaron al fugado en Santullano, a altura del Hospital Álvarez Buylla. No han trascendido detalles, pero los agentes tuvieron que realizar disparos de advertencia para detener al delincuente. Fue puesto a disposición judicial. En pleno operativo pasó la vuelta ciclista. “Vimos que había mucha Guardia Civil y Policía Nacional, pero fue más tarde cuando nos enteramos de lo sucedido. Es mejor no pensar lo que hubiera pasado si el coche arremete de frente y a toda velocidad contra el pelotón nada más tomar la salida”, apuntaban ayer fuentes próximas a la organización de la prueba.

Compartir el artículo

stats