Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ocio nocturno, la cultura y la hostelería vuelven a la normalidad año y medio después de su cierre: Asturias elimina todas las restricciones

El presidente Adrián Barbón anuncia que se suprimirán todas las prohibiciones excepto "las que imponga el ámbito sanitario nacional como la mascarilla"

Ambiente en la plaza de la Catedral de Oviedo

Salto de gigante. Asturias camina hacia la total normalidad. El presidente del Principado Adrián Barbón confirmó esta mañana durante los actos de inauguración de Arkuos Espacio de Acción Social Educativa lo que ya había avanzado en su edición de hoy LA NUEVA ESPAÑA: el Principado publicará entre mañana y pasado la eliminación de todas las restricciones excepto "las que imponga el ámbito sanitario nacional como la mascarilla". El Principado dará esta semana el salto a la nueva normalidad, mediante la mayor supresión de restricciones desde que estalló la pandemia, en marzo de 2020, con la mascarilla como barrera final ante el covid-19. El ocio nocturno, por tanto, podrá volver a la vida año y medio después. El Gobierno de Adrián Barbón analizará hoy el borrador de la desescalada que plantean los técnicos de Salud Pública de cara a su aprobación y entrada en vigor antes del próximo fin de semana, coincidiendo con el puente del Pilar. Menos limitaciones en todos los sectores de actividad, sobre todo en el ocio nocturno, teatros, cines, y más facilidades a una mayor interacción social marcarán el recorte de restricciones, que ya iniciaron la pasada semana otras comunidades autónomas con mayores incidencias de contagio de las que presentaba Asturias.

El objetivo, aumentar el porcentaje de vacunados. El epidemiólogo Pedro Arcos sostiene que ya “vamos tarde” a una flexibilización de medidas que es mucho mayor en países de Europa que tienen menores porcentajes de vacunación que Asturias. En su opinión, “no tiene ningún sentido obligar a los niños a salir en grupos separados al recreo en los colegios y meter en un estadio a 30.000 espectadores”. La desescalada que prepara el Principado para su entrada en vigor esta semana debería servir, en opinión de Arcos, para corregir muchas contradicciones como esta. Y apunta que la prioridad en estos momentos debería consistir en localizar a la población que no está todavía vacunada para que sea informada “por su médico de familia, si llega el caso”, de las ventajas de la vacunación. Asturias tiene vacunada, al menos con una dosis, al 93,68% de su población diana (12 años cumplidos en 2021) y al 84,79% del total de población, pero solo 8.149 han rechazado expresamente ser inoculados.

El uso de la mascarilla, decisión de ámbito estatal. El Principado no introducirá, hasta que se adopte una decisión nacional al ser de competencia estatal, novedades sobre la mascarilla, que seguirá siendo obligatoria en interiores y en el exterior siempre que no resulte posible guardar la distancia de seguridad interpersonal. El borrador autonómico sí insistirá en la ventilación adecuada de locales.

Compartir el artículo

stats