Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ganaderos estallan en el regreso de las ferias pecuarias: “Nos come el llobu”

El sector exige en el mercado de Lena un mayor control de la fauna salvaje y alerta del bajo precio de la carne, “en mínimos históricos”

Aquilino y Modesto Pérez, ayer, en la Feria del Rosario. | C. M. B.

Nunca antes la Feria del Rosario de Lena –celebrada ayer dentro del programa de los festejos de Les Feries– había sido tan histórica. Fue el primer gran encuentro ganadero poscovid en las Cuencas. Una cita marcada por las mascarillas y también por un “cabreo” de los que hacen época: “Estamos como Caperucita, que nos va a comer el llobu”. También indignación por el precio de la carne y de las reses, “en mínimos históricos”. Un “buen xatu”, afirmaron productores en el evento, puede venderse ahora por unos 300 euros. Cuando aún había pesetas, rondaban los mil euros al cambio. “Los que estamos en peligro de extinción somos nosotros”, clamaron.

El relevo generacional hace malabares sobre una cuerda fina. Es el caso de José Mejido, un joven productor (24 años), que ya se plantea un giro en su carrera profesional: “Entre vacas y crías tengo unas doscientas cabezas, pero tengo también un camión. Vivir de la ganadería ahora mismo, parece inviable”. Está siendo una temporada dura: “Hace cuatro días que me mordió una potra el oso. Además, tengo tres xatas heridas por ataques de lobo”. “Pagan los daños mal y muy tarde, cada día cuesta más cobrar”, afirmó el joven. Y concluyó: “Somos un sector que está totalmente desprotegido”.

José Mejido, con el lote de vacas que llevó ayer a la feria. | C. M. B.

Los que llevan “toda la vida” en el sector no lo ven más claro. “Otro problema del llobu es que no solo nos afecta a nosotros, afecta en general a todos los vecinos de los pueblos”, afirmó Ramón Delgado, de La Frecha. En esta localidad se produjo, a finales de septiembre, una “oleada” de ataques de oso: aparecieron dos burros y un potro muertos en un periodo de poco más de una semana.

“Esta situación con la fauna salvaje, sumada a otros obstáculos que ponen a la zona rural, van a terminar con los pueblos. Luego habrá quejas, cuando lo que ahora son pueblos se conviertan en monte”, afirmó Delgado. En La Frecha, los vecinos llegaron a asegurar que tenían “miedo a salir de casa” por si se encontraban con un plantígrado.

Problemas en el prau y también en el mercado. Porque, según los ganaderos, el precio de la carne alcanza mínimos históricos: “Para ser ganadero ahora tienes que tener muchas vacas y lo que pasa es que hay demasiadas reses para la oferta del mercado”, apuntó Mejido. Y puntualizó Ramón Delgado: “También está el tema de las importaciones… se importa mucha carne de fuera, a pesar de que la de aquí tiene más calidad. Calidades como las de aquí, hay muy pocas”.

Delgado no puso ayer reses a la venta, Mejido bajó un lote al mercado: “Si los vendo por algo curioso, sí. Pero si no, vuelvo con ellas pa casa”, afirmó. Lo mismo que Modesto Pérez, ganadero de la Vega del Ciegu: “Están siendo unos tiempos muy duros”, destacó. De una ganadería con unas cuarenta cabezas, este año, el lobo le mató seis: “Están tardando en pagarme los daños lo que les da la gana”, clamó.

Entre tanta indignación, también en el mercado, Jorge Fernández. Es ganadero y, además, concejal de Ganadería y Medio Rural en el Ayuntamiento. Exigió al Principado que tome medidas: “Tienen que hacer algo pero ya, de forma inmediata”, afirmó. “Lo que están consiguiendo es acabar con la vida en el pueblo”. En cuanto a los precios de las reses, explicó que “una xata se vende por 300 euros. Para que fuera rentable hoy, tal y como está la vida, tendría que valer mil y pico euros”.

¿Qué si había ganas de mercado después del covid? Los productores aseguraron que sí, aunque la cita se vio empañada por las dificultades que atraviesa el sector. Más claro, en palabras de Ramón Delgado: “Presta volver a la actividad con relativa normalidad, pero yo pocas veces antes lo había visto tan negro. Es momento difícil, casi imposible, para ser ganadero”.

Compartir el artículo

stats