Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Clamor contra las violencias machistas en Lena: "Hay que endurecer las penas"

Más de un centenar de mujeres marchan contra el maltrato y las agresiones sexuales

El grupo de pandereteras "Nun tamos toes", en primer término, durante la marcha. C. M. BASTEIRO

“¿Ónde vas tan sola guapa? / Y a ti qué t’ importa, manguán. / Nun quiero toque de queda, / bien que me presta tresnochar”.

Así cantan las pandereteras de “Nun tamos toes” contra el machismo. Y, ayer, la agrupación puso banda sonora a una marcha feminista en Lena. Con motivo de la celebración de Les Feries, para concienciar contra la violencia de género y las agresiones sexuales, el Ayuntamiento convocó a las mujeres a un acto que clamó contra una lacra social. Voces unidas para una reivindicación: “Es un problema de todos y todas, hay que endurecer las penas”.

Arriba, asistentes a la marcha en la salida de la Casa de Encuentros de Pola de Lena. Sobre estas líneas, actuación de la agrupación “Nun tamos toes”. | C. M. B. C. M. BASTEIRO

“Tamos fartes yá, / llistes pa lluchar. / Vienes tú, vien ella, axúntate neña. / Fraya’l patriarcáu, machismu de mercáu, / nun cuentes con nós, / el cuentu ta amañáu”.

El grupo de pandereteras “Nun tamos toes” se prepara para ir a la cabeza de la marcha, con salida desde la Casa de Encuentros. Explica Eider Goñi, una de las integrantes de la agrupación, que sus letras son una actualización de las canciones populares. Señaló que, desde su punto de vista, es una “muy buena idea” incluir una reivindicación feminista en el programa de fiestas populares: “Es necesario incluir la reivindicación en todos los ámbitos”. “Todo lo que sea visibilizar las violencias machistas es necesario, en los espacios públicos y en el privado”, añade.

En la Casa de Encuentros reparten, entre las participantes, pañuelos para el cuello con mensajes feministas. “Que se lo pongan todas, que hace falta que se nos vea”, dice Gadi Cano, presidenta de la Asociación Amas de Casa. Está al frente de una entidad con más de doscientas socias. Y lo tiene claro: “Hay gente que aún no da la importancia que tiene a la violencia de género. Pensamos que nos queda lejos, pero no sabemos cuántas mujeres sufren calladas”.

"Tenemos que estar unidas y reclamar una ley más justa"

Marcelina Amuedo - Participante en la marcha

decoration

Alzando la voz por las que no pueden. Marcelina Amuedo, de Pontevedra, interrumpió ayer sus vacaciones en Asturias para acudir a la marcha: “Es necesario porque las mujeres lo estamos pasando muy mal. No tengo ningún caso en mi familia, pero conozco y aprecio a muchas mujeres que sí han sufrido violencia de género”. “Tenemos que estar todas unidas para reclamar una ley más justa. No puede ser que un maltratador salga de la cárcel en dos días, como quien dice”, añade.

Todas, sin importar la edad. La pequeña Carla lució un pañuelo desde su carrito, que conducía su orgulloso abuelo. Ella fue la asistente más joven. Entre las más veteranas estaba Marujina González: “Esto que hacemos hoy es estupendo. Este tema evolucionó, antes era incluso peor porque la mujer callaba”. “Vengo a todas las convocatorias que se hacen”, afirmó.

“Que pa ser muyeres libres / nunca lo tuvimos fácil. / Antes llamábennos bruxes / y agora ye feminazis”.

Da igual lo que digan. Las mujeres dejaron ayer claro en Lena que mantendrán el paso en el camino contra la eliminación de las violencias machistas. La marcha tuvo tres paradas: en la Oficina de Turismo, en la Casa de Cultura y en el Ayuntamiento. En cada una, el Ayuntamiento colocó placas conmemorativas: “L.lena nun tolera les agresiones machistas”, se lee en los carteles, que pegaron las concejalas Gelos López y Andrea Velarde y el edil Paco García.

“Estamos aquí para manifestar un rechazo firme hacia la violencia contra las mujeres. También reafirmando nuestro compromiso con los derechos fundamentales de la Infancia. Ponemos de manifiesto, nuevamente, nuestra repulsa y preocupación por el aumento de menores asesinados y asesinadas a manos de sus padres como instrumento de control y de poder sobre las mujeres”, decía el manifiesto que leyó Gelos López frente al Ayuntamiento. Y añadió: “Es necesario educar en igualdad y dirigimos la mirada hacia las generaciones futuras. Es vital desterrar los roles sexuales y erradicar las actitudes y comportamientos normalizados y consentidos que, instalados en la vida diaria, reproducen y perpetúan la desigualdad, origen de la violencia de género”.

Ni princesas de rosa, ni reyes que no pueden llorar. El acto terminó ya de vuelta en la Casa de Encuentros. Y cómo no, con un último canto que adornaron las panderetas.

“Discúlpenme los señores / si-yos cafia esti cantar. / Ye que güei nos tán matando, / ye esti sistema patriarcal”.

Compartir el artículo

stats