Una pareja de Laviana irá hoy a juicio como presuntos autores de un delito de estafa en la venta de su hotel en Laviana. El fiscal, que pide tres años de cárcel para cada uno de ellos, sostiene que los acusados ocultaron que parte del aparcamiento y los servicios del gas estaban en una finca anexa, donada a su hijo. Una vista anterior que se programó para diciembre de 2020 quedó en suspenso a la espera de que los acusados regularizaran la situación. Finalmente, el proceso sigue su curso.

El Ministerio Fiscal sostiene que, el 8 de julio de 2015, los acusados nacidos en 1940 y 1942, vendieron a Proyectos La Pomar SL una finca en Canzana (Laviana), de 3.400 metros cuadrados, dentro de la cual existe un hotel restaurante y vivienda, con una superficie construida de 169 metros y 10 decímetros cuadrados.

También vendieron a Proyectos La Pomar SL el negocio, con todos los activos necesarios para la realización de la actividad económica de hospedaje y hostelería, incluidas las obras de reforma y ampliación del edificio realizadas en los años 2006 y 2007. Lo hicieron a cambio del abono de la cantidad de 11.000 euros y la asunción de deudas de los vendedores, por importe de 650.758,92 euros. Asimismo, en el mismo acto, el comprador se subrogó y novó el préstamo hipotecario a favor de la entidad Caja Rural de Asturias existente sobre la finca objeto de la venta, estableciéndose este por un importe de 830.000 euros.

Los acusados, esgrime la Fiscalía, a sabiendas de que parte del negocio de hostelería objeto del contrato de compraventa –en concreto una parte de las plazas de aparcamiento y los servicios de climatización, gas y calefacción del mismo– estaban situadas en una finca colindante, que habían donado el 25 de marzo de 2014 a su hijo, omitieron esta circunstancia, haciendo creer al comprador que se le transmitía el negocio en su integridad, puesto que la venta parcial no permitiría el desarrollo de la actividad en las condiciones establecidas en la licencia del mismo.

La Fiscalía solicita que se condene a cada uno de los acusados la pena de 3 años de prisión y una multa de 10 meses, con una cuota diaria de 12 euros. En concepto de responsabilidad civil, solicita que se dejen sin efecto los contratos suscritos (las ventas con las asunciones de deuda, la subrogación y novación de préstamo hipotecario) que constan en la escritura pública de fecha 8 de julio de 2015, procediendo los acusados, conjunta y solidariamente a abonar a Proyectos La Pomar las cantidades satisfechas por este que se determinen en ejecución de sentencia en base a los citados contratos.