Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La obra del parque de la Mayacina avanza a buen ritmo y acabará en diciembre

Los árboles se plantarán a continuación | El Ayuntamiento confía en que el nuevo espacio dinamice la actividad comercial en los bajos de la zona

Visita de los responsables municipales a la obra del parque de la Mayacina.

La obras del nuevo parque de La Mayacina, el nuevo “pulmón verde” de Mieres, marchan con adelanto. La actuación, de seguir con el actual ritmo, podría estar culminada a finales de año. Ahora bien, como estaba previsto, la plantación de las aproximadamente 200 grandes plantas y árboles que incorporará la intervención se abordará al final de las obras. Esta circunstancia obligará a mantener la parcela cerrada hasta prácticamente la próxima primavera.

El alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez, visitó ayer el desarrollo de las obras junto a los responsables del proyecto. A nivel municipal se confía en que el avance de las labores dinamice la venta de bajos comerciales en el ensanche urbano de La Mayacina.

Es una realidad contrastable que la Mayacina no ha logrado generar hasta ahora tejido comercial. Ni tiendas, ni bares, ni servicios de ningún tipo, salvo una clínica dedicada a la atención sanitaria. Cuando en 2017 se anunció el proyecto del parque, los empresarios auguraron una paulatina ocupación de bajos comerciales, pero hasta ahora nadie había dado el paso. En los últimos meses se han puesto en marcha proyectos hosteleros y el Ayuntamiento confía en que la actividad comercial despunte definitivamente. De momento, en uno de los bajos del bloque de viviendas de alquiler anexo al parque el Consistorio habilitará la demandada sala municipal de estudio.

Las obras del parque ya permiten vislumbrar los viales de la futura zona verde. La actuación afecta a algo más de una hectárea de terreno situado en pleno centro de la ciudad y rodeada de calles con alto volumen de tráfico.

El desarrollo de los planes municipales conllevaría conjuntar en un mismo espacio el parque y todos los equipamientos del Vasco. Esta zona está conformada por un amplio paseo peatonal que transcurre por el desaparecido trazado ferroviario, zonas de bancos, el huerto ecológico municipal, un área de juegos infantiles y jardines. A ello habría que sumar el albergue de peregrinos, que se trasladará en breve al edificio de la vieja estación del Vasco. Al tiempo, la concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible tiene previsto iniciar conversaciones con los vecinos para abordar un proyecto para ornamentar propiedades privadas, con murales y grafitis que mejoren la estética de las construcciones.

Compartir el artículo

stats