Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las carboneras vuelven al Nalón

El artista gallego Joseba Muruzábal concluye el primero de los cinco murales que buscan recuperar zonas degradadas en Langreo

El mural elaborado por Joseba Muruzábal a unos metros de la térmica de Lada. | E. P.

El primero de los cinco murales del proyecto de recuperación de espacios públicos con arte está listo. “Carboneras del Nalón” se lee en la izquierda del muro de la calle Sabino Alonso Fueyo, en la conexión entre Lada y La Felguera, que ha transformado el artista gallego Joseba Muruzábal en los últimos diez días.

Con una central térmica que ya no necesita carbón a sus espaldas por el momento, ya que está previsto su desmantelamiento, la obra se basa una fotografía antigua “en la que aparecen mujeres diferentes edades en fila, todas, menos la más joven, con cesta en la cabeza, que representan sus cargas”, señaló el autor. El concejal de Urbanismo, Javier Álvarez, destacó, en la presentación del proyecto que esta primera actuación se quería dedicar “a las mujeres mineras en reconocimiento a ese trabajo invisibilizado que hicieron durante muchos años”.

A unos metros de este mural se realizará otra intervención aunque no será la próxima. El día 5 del próximo mes comenzará otra de las actuaciones. Será en la plaza Herrero de Sama, donde el colectivo langreano “Los tres que sobran” trabajará sobre otra obra suya, abordada meses atrás y con motivo navideño.

Las intervenciones serán realizadas por artistas langreanos, de la región y de fuera de Asturias de forma escalonada. Junto a la que se ejecutará en las proximidades de este mural, se actuará en uno de los muros del estadio Nuevo Ganzábal, en las proximidades del aparcamiento del centro deportivo Juan Carlos Beiro, y en el pasadizo de acceso a Valnalón desde la calle Pepita F. Duro. Esta será la última de ellas, con la que concluirá el proyecto en diciembre.

La iniciativa que permitirá recuperar espacios urbanos a través del arte ha sido impulsada por el Ayuntamiento de Langreo y cuenta con la labor de comisariado de Think Diseño. La inversión destinada ronda los 35.000 euros. Todos los murales tienen que incluir en su temática alguno de los objetivos fijados en la Agenda 2030 de la ONU, según recogían las bases del concurso que fue convocado por el Ayuntamiento.

Compartir el artículo

stats