Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Intentó matarme, solo me defendí”, afirma el agresor del machete de Mieres

Jaime G., que pactó una condena de dos años de cárcel, asegura que arrebató el arma a la víctima y que la empleó para repeler un ataque

El acusado y su letrado, Emilio Matanza, a la derecha. | Luis Vega

Jaime G., el hombre que casi corta una mano a otro con un machete en Mieres, aceptó en la mañana de ayer, en el Juzgado de lo penal número 3 de Oviedo, una condena de dos años de cárcel. El acusado tendrá que pagar indemnizaciones por importe de 68.528 euros y realizar trabajos en beneficio de la comunidad. Podrá evitar la cárcel si no delinque en dos años y paga las indemnizaciones, a razón de 150 euros al mes.

El hombre, defendido por el letrado Emilio Matanza, ha asegurado, tras aceptar las condenas, que la víctima estaba empujando a unos menores y que simplemente actuó para que se detuviese. “Entonces regresó con un machete e intentó matarme, solo me defendí”, indicó, rodeado por un nutrido grupo de familiares.

Los hechos se produjeron sobre las 16,15 horas del 11 de septiembre de 2017. Jaime G., de 43 años, y la víctima tuvieron una discusión en el exterior de un bar en la avenida Nuevo Santullano de Mieres, en las inmediaciones del completo hospitalario Álvarez-Buylla. El que luego resultaría herido le dijo al acusado “estás muerto” y se marchó. El acusado permaneció en el mismo sitio hasta que, pasados unos 5 ó 10 minutos, el hombre regresó con un machete que blandió frente al acusado, tratando sin éxito de herirle con él.

Jaime G. logró esquivar los golpes y arrebatarle el machete pero, en vez de marcharse para impedir que pudiera reproducirse el intento de agresión, esgrimió a su vez el arma en actitud amenazante contra el que luego resultaría herido, quien sacó de la parte de atrás de su ropa una daga-puñal de doble hoja de unos 22 centímetros de longitud.

Entonces, el acusado de los hechos golpeó con el machete al otro hombre en la mano derecha, donde llevaba el puñal, causándole una herida incisa en la cara dorsal de la muñeca a nivel de la línea mediocarpiana con fractura abierta del semilunar, sección de cara articular proximal el hueso grande, intaarticular y fractura del cuerpo de escafoides con apertura de línea articular completa y sección completa de todo el aparato extensor y paquete vásculo-nervioso radial.

Tres operaciones

La herida sufrida por el hombre agredido precisó para su curación de tres intervenciones quirúrgicas, de curas periódicas de la herida y fisioterapia (hasta el 22 de agosto de 2019). Tardó en curar 712 días, con secuelas.

El mismo día en que el acusado se presentó voluntariamente ante la Guardia Civil, el 14 de Septiembre siguiente, acudió también al Centro de Salud de Ujo (Mieres) y al Hospital Álvarez-Buylla, donde se le diagnosticó una fractura en el quinto metacarpiano de la mano derecha sobre callo de una fractura previa, que no consta que sea consecuencia de la disputa mantenida.

Compartir el artículo

stats