Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Carisa, una vía hacia el turismo

Cien montañeros hicieron una marcha para promocionar la antigua calzada romana y rendir tributo póstumo a Santi Prieto

Los participantes en la ruta, al inicio de la marcha.

La Carisa fue la primera y principal vía de comunicación romana de Asturias. El paso montañoso que debe su nombre a Publio Carisio lleva dos milenios comunicando el centro de la región con La Meseta. Pero su finalidad original, puramente funcional, se ha transformado en la actualidad en un bien turístico. El Grupo de Montaña San Bernardo de Turón ha encontrado una singular manera de promocionar esta calzada, al tiempo que ha homenajeado al expresidente del colectivo, Santiago Prieto, que falleció el año pasado a la edad de 39 años.

Uno de los tramos de la caminata.

Un centenar de montañeros recorrieron este pasado fin de semana a pie La Vía La Carisa desde Pendilla (León) a Carabanzo (Lena). El largo paseo de 30 kilómetros debe ser calificado de excepcional por un doble motivo. Primero, el Grupo San Bernardo organizó la ruta en recuerdo del malogrado Santiago Prieto, una persona muy querida en Turón, en especial, por la familia montañera. Además, fue la primera marcha nocturna que recorre el histórico itinerario de entrada a la región desde La Meseta. En la iniciativa late el objetivo de promocionar este enclave.

“Ha sido algo impresionante que nos deja un recuerdo imborrable a todos los que participamos”, explica Carmen Rueda, actual presidenta de la agrupación deportiva. “Los paisajes son espectaculares y poder disfrutar de un anochecer con Las Ubiñas en el horizonte es algo simplemente espectacular”, remarcó.

La caminata salió sobre las seis de la tarde de Pendilla. “La primera parte de la ruta transitaba por zona protegida, por lo que tuvimos hacerla de día”, apunta Carmen Rueda. Lo que en principio fue una decepción, terminó siendo una agradable sorpresa. “El atardecer posiblemente fue lo mejor de la marcha, algo increíble entre magníficas montañas”, apunta Rueda.

La llegada se produjo sobre las tres y cuatro de la madrugada. Fue el punto y final de una emotiva y larga jornada. “La familia de Santi (Prieto) nos dedicó unas palabras al inicio de la ruta, momento que resultó muy emocionante para todos”. Y es que el día no pudo resultar más conmovedor : “Cuando hace meses le comentamos a la familia de Santi la fecha elegida nos explicaron que ese día era precisamente su cumpleaños”. Fue el sábado, viendo amanecer el domingo. El recuerdo del montañero es imborrable entre sus compañeros. “Era una magnífica persona y todos los echamos mucho de menos. Ha sido una gran perdida”, lamentan. Santiago Prieto falleció el verano pasado cuando se encontraba en Picos de Europa. Iba con un compañero, que alertó en el refugio de Ario de que se encontraba mal. Ocurrió en torno a las 15.30 horas del 8 de julio . La rápida intervención de los miembros del grupo de rescate de Bomberos del SEPA no sirvió de nada. Intentaron reanimarlo, pero fue imposible. “Titi” dejó un hijo de 8 años y a unos padres rotos de pena. La consternación se extendió por todo Turón.

El Grupo San Bernardo ha decidido que la oscuridad de la noche es la mejor manera de dar visibilidad a los paisajes del centro de la Cordillera. Una luminosa paradoja.

Compartir el artículo

stats