Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Cuencas aspiran a albergar la gran lavandería de ropa hospitalaria de Asturias

El servicio se centraliza actualmente en una instalación obsoleta del viejo HUCA | El Principado “explora” crear un nuevo centro en la comarca

Los terrenos del polígono de Modesta, en Langreo, una de las opciones barajadas para la lavandería.

El Principado estudia instalar en las Cuencas una gran lavandería industrial que centralice la limpieza de la ropa hospitalaria de la región. Actualmente este servicio se presta en una instalación del antiguo HUCA, en Oviedo, que se ha quedado obsoleta. El Principado todavía no tiene decidido en qué lugar de Asturias de emplazará esta lavandería. Sin embargo, el vicepresidente y consejero de Administración Autonómica, Medio Ambiente y Cambio Climático, Juan Cofiño, sí indicó ayer que una de las opciones que se han puesto sobre la mesa es que acabe recalando en las Cuencas. La Cámara de Comercio de Oviedo y el SOMA-FITAG-UGT (que incluso llegó a proponer polígonos vacíos como Modesta o El Cadavíu) ya reclamaron el pasado mes de marzo este proyecto para las Cuencas.

“El Principado” –remarcó ayer Cofiño en Langreo, en una visita a las obras de descontaminación de Talleres del Conde– “tiene el horizonte de tomar una decisión sobre ese asunto porque el actual servicio de lavandería de los hospitales de Asturias que está en el viejo HUCA de Oviedo está muy maduro. En definitiva, en los próximos meses tendremos que tomar una decisión sobre esa infraestructura”, expuso el responsable regional, que añadió: “La ubicación no está decidida. Precisamente parte de la reflexión tiene que ver con el modelo que vamos a incorporar para ese servicio y también con la ubicación”.

Cofiño reconoció que una de las opciones que suena con fuerza son los valles mineros. “Todo el mundo conoce el compromiso que el Gobierno del Principado tiene con las comarcas mineras y vamos a explorar todas las oportunidades al respecto. Vamos a ver qué posibilidades tiene Modesta y El Cadavíu y otras más en estas comarcas. Una de las señas de identidad, en relación con las zonas industriales que están en situación difícil y que tienen que ver con la problemática demográfica, es procurar llevar allí iniciativas empresariales y económicas”. Y añadió: “Pero repito, la decisión no está tomada todavía, tenemos que ver pros y contras, y sentarnos con los responsables de la sanidad para ver cuál es la solución más adecuada. Pero, en definitiva, claro que contemplamos la oportunidad de traer actividades económicas de ese tipo a las comarcas mineras. Por supuesto”.

La Cámara de Comercio de Oviedo propuso en marzo que las Cuencas albergasen una gran lavandería pública que aproveche el agua de las minas, en el marco de los proyectos de geotermia que se vienen impulsando por parte de Hunosa en diferentes pozos cerrados. El Principado ya planteó la pasada legislatura la idea de crear una lavandería que centralice la limpieza y tratamiento de la ropa de los hospitales de la región. A la instalación podría sumarse el material de otros servicios de la Administración autonómica.

La entidad cameral remarcó la idoneidad de centralizar el servicio en las Cuencas por sus buenas comunicaciones, por la posibilidad de “generar actividad y empleo” en el territorio y por el posible aprovechamiento de la geotermia de los pozos para obtener agua caliente sanitaria a un menor coste y de forma ecológica.

El SOMA-FITAG-UGT apoyó la propuesta de la Cámara y fue más allá al reclamar un polígono sociosanitario en la comarca del Nalón que centralice los servicios auxiliares de hospitales y geriátricos, como el lavado de la ropa, la preparación y distribución de la comida o la esterilización de materiales. El SOMA abogó por unificar en un solo espacio empresarial todas estas actividades. Propusieron como ubicación el valle del Nalón, donde actualmente hay polígonos totalmente vacíos como los de Modesta y El Cadavíu, ambos en Langreo. Así lo expresó entonces el secretario general del sindicato, José Luis Alperi. “Creemos que la tendencia de todos estos servicios va a ser sacarlos de los propios centros asistenciales. Pensamos que, en un futuro, no se va a lavar la ropa, hacer la comida o realizar las tareas grandes de esterilización en los propios hospitales y se va a tener que meter en otros sitios. En definitiva, que la tendencia va a ser mover todo lo que no sea estrictamente asistencial, para poder ganar espacio para lo que es la atención directa a los pacientes, en los hospitales, o a los residentes, en los geriátricos”.

El dirigente sindical manifestó que “hablamos no solo de la lavandería o la cocina sino de otros servicios, como por ejemplo el mantenimiento. Lo que es el mantenimiento urgente puede estar en el propio hospital pero si, por ejemplo, tengo que poner unas puertas nuevas puede haber un taller central fuera de lo que es el complejo asistencial”.

Compartir el artículo

stats