Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La lavandería de ropa de los hospitales de Asturias que se sopesa para las Cuencas generaría doscientos empleos

La planta que el Principado “explora” implantar en la zona cuesta doce millones de euros y puede dar servicio también a los geriátricos

El polígono de El Cadavíu, una de las propuestas en estudio para ubicar la lavandería.

La gran lavandería industrial que el Principado estudia implantar en las Cuencas para centralizar la limpieza de la ropa hospitalaria de la región cuesta doce millones de euros y daría empleo a unas 200 personas. Según ha podido saber este diario, esas son las cifras estimadas que conllevaría la puesta en marcha del servicio. En el caso de los puestos de trabajo, solo una parte serían de nueva creación, ya que muchos de ellos se corresponden con los que existen actualmente en la lavandería del viejo HUCA y sus servicios auxiliares, que se ha quedado obsoletos y que el Gobierno regional pretende reemplazar. La idea es que la instalación no solo se ocupe de la ropa hospitalaria, sino también de la de los centros del mayores adscritos al ERA (Establecimientos Residenciales Para Ancianos). También habría una gran almacén de ropa limpia, una dependencia que no existe en la actualidad.

El vicepresidente regional y consejero de Administración Autonómica, Juan Cofiño, manifestó el pasado sábado en Langreo la intención del Principado de acometer el proyecto. Si bien apuntó que no está decidido en qué lugar de Asturias de emplazará esta lavandería, aseguró que se están “explorando” emplazamientos en las Cuencas. La Cámara de Comercio de Oviedo y el SOMA-FITAG-UGT (que incluso llegó a proponer polígonos vacíos como Modesta o El Cadavíu) ya pidieron en marzo este proyecto para las Cuencas.

La Consejería de Salud ya expuso en 2018 la necesidad de contar con una nueva instalación para centralizar la limpieza de la ropa hospitalaria “en el centro de Asturias, amplia, bien comunicada y con buenos accesos”, con el fin de facilitar tanto la recogida de ropa como su posterior distribución. Entonces ya se explicaba que existen dos lavanderías: una en el Hospital Universitario de Cabueñes, en Gijón, y la otra en el complejo hospitalario del Cristo en Oviedo (en lo que era el viejo HUCA). Y que, en ambos casos, se trata de instalaciones obsoletas que en pocos años necesitarán inversiones importantes para su continuidad.

Otra limitación relevante de esos equipamientos se centra en que no tienen capacidad suficiente para asumir el tratamiento de la ropa sanitaria de toda la región: un promedio aproximado de 6.500 toneladas al año. También se indicaba hace tres años que, de esta actividad, el 40 por ciento se realiza en la lavandería de Oviedo; el 30 por ciento, en la de Gijón; y el resto de modo externalizado a través de varias licitaciones diferenciadas por áreas sanitarias. La pretensión ya era entonces que la nueva lavandería esté dotada “del máximo nivel de automatización”. La planta estaría en disposición de gestionar mayores cantidades de ropa: entre 10.000 y 12.000 toneladas al año, cifras que sobrepasan las necesidades de la red hospitalaria. Por eso se podría ofertar el servicio al organismo Establecimientos Residenciales de Ancianos (ERA) para tratar la ropa que generan las residencias dependientes de la Consejería de Servicios y Derechos Sociales, se argumentaba entonces.

Cofiño expuso en Langreo que el Principado “tiene el horizonte de tomar una decisión sobre ese asunto porque el actual servicio de lavandería de los hospitales de Asturias que está en el viejo HUCA de Oviedo está muy maduro”.

Compartir el artículo

stats