Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La última pieza del nuevo Langreo

Iberdrola descontaminará el suelo de Nitrastur, que permitirá el desarrollo de una de las principales zonas de expansión del concejo

Instalaciones de Nitrastur.

La descontaminación de los terrenos de Nitrastur, que iniciará en breve Iberdrola, bloqueó en los últimos años el desarrollo de una parcela de 200.000 metros, ubicada en una de las principales zonas de expansión de Langreo. Ahora, la compañía abordará la actuación en tres fases, según aseguró el Principado.

La primera fase ya fue presentada por la empresa y desde la dirección de Calidad Ambiente confían en que este mes se emita la resolución que permita iniciar los trabajos. La descontaminación de la parcela permitirá, sostiene el Principado, “abordar futuros usos terciarios”. Incluye, entre otros, comercial, de oficinas, servicios, hotelero y recreativo.

Para esos terrenos hubo proyectos. En 2006, el Gobierno regional anunció la puesta en marcha de un complejo tecnológico y de viviendas. Una iniciativa que no llegó a desarrollarse y que contemplaba una regeneración urbana que combinaría desarrollos residenciales, zonas verdes, equipamientos comerciales y un parque empresarial.

El proyecto, además, apostaba por la conservación de varias estructuras de interés industrial y la construcción del denominado Centro de Tecnologías Limpias de Langreo, una iniciativa que, posteriormente y a causa de la contaminación del suelo, decidió ubicarse en el parking de la ciudad tecnológica de Valnalón. Una actuación vinculada a la I+D+i, que no se desarrolló.

El desacuerdo sobre la responsabilidad de la limpieza del suelo de Nitrastur hizo que el proyecto del Principado quedase guardado en un cajón. Un lustro después de que se presentase la iniciativa, el Gobierno regional solicitó a las empresas Iberdrola y Regisa (Recreativos de Gijón S.A.) que procedieran a la descontaminación de los terrenos de la zona de Nitrastur, como actuales propietarios mayoritarios.

A lo largo de los últimos años ha habido reclamaciones para abordar estos trabajos de la administración local al Principado y de éste a las empresas. Ya en este mandato, el gobierno socialista de Langreo exigió a Iberdrola que se hiciera cargo ya de descontaminación de los terrenos dentro de la batería de compensaciones por el cierre de la central térmica de Lada. La compañía vasca indicó en diferentes ocasiones que entendía que no debía hacerse cargo de esa labor ya que cuando adquirió los terrenos ya estaban contaminados y la legislación establece que es el agente contaminante el que debe asumir su limpieza.

La situación, sin embargo, ha cambiado ahora. Iberdrola ya ha dado los primeros pasos para abordar la descontaminación de la parcela. Los suelos de Nitrastur propiedad de Iberdrola (122.000 metros cuadrados) pertenecieron, hasta principios de siglo, a la Sociedad Ibérica de Nitrógeno. Esta entidad operó en la zona entre 1954, cuando acabó de construirse la fábrica, y 1997. La actividad de la factoría se centraba en la fabricación de nitratos y sulfatos (fue el primer lugar de España en el que se hizo sulfato amónico). El resto del suelo de la zona, hasta los 200.000 metros cuadrados, pertenece a la empresa Regisa (Recreativos de Gijón, S. A.) y a pequeños propietarios.

Nitrastur está incluido en la “Lista Roja del Patrimonio” como uno de los bienes patrimoniales en riesgo de desaparecer. Es uno de los complejos industriales abandonados más grandes de España que fue diseñado por el ingeniero Carlos Fernández Casado en 1950.

Compartir el artículo

stats