Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La entrada en servicio de un esperado equipamiento

Sobrescobio estrena el mayor centro de España para la recuperación de la fauna

El “HUCA de los animales”, que llevaba diez años parado, tiene 4.000 metros de instalaciones para atender a cientos de ejemplares al año

Por la izquierda, David Villar, Alejandro Calvo y Marcelino Martínez.| D. O.

Costó mucho tiempo y mucho dinero. Han pasado diez años desde que concluyó la obra de una instalación en la que se invirtieron 4,5 millones de euros. También hubo enfrentamientos políticos, pero Asturias dispone ya del mayor centro de recuperación de fauna silvestre de España. Está en Ladines, en pleno Parque Natural de Redes, en el concejo de Sobrescobio. Un gesto del alcalde, Marcelino Martínez, lo resumía todo. Nada más acceder ayer al centro se le escapó un gran suspiro de alivio y se lo confesó al consejero de Medio Rural del Principado, Alejandro Calvo, y al director general de Medio Natural, David Villar. “Es que hasta me emociono”, les dijo. Villar reconoció que él también sentía algo muy especial al entrar por aquella puerta el día de la puesta en marcha del que aseguró “es el mayor centro de España para la recuperación de fauna”.

Una urogallina en el centro de recuperación de fauna de Sobrescobio. | D. O.

El centro ya tiene sus primeros inquilinos “oficiales” porque aún sin estar inaugurado, el año pasado atendió a 400 animales. En la actualidad están “hospitalizados” en Sobrescobio una urogallina, un águila culebrera, dos busardos ratoneros, dos erizos, un cernícalo, un mochuelo y un halcón peregrino. Todos disfrutan de unas instalaciones que Villar calificó como “el HUCA para la fauna”. Y algo de eso tiene. Álvaro Oleaga, veterinario del centro explicó el proceso que siguen los animales desde que llegan a Sobrescobio. Lo primero es el ingreso, momento en el que se aísla al animal. Posteriormente se hace una inspección inicial, “una especie de triaje, como se hace con los humanos”, explicó Oleaga. Finalmente se realiza un diagnóstico en profundidad y se dicta el protocolo a seguir.

Águila culebrera en proceso de recuperación

Es lo que ocurrió con un águila culebrera recogida el pasado mes de agosto. “Se había electrocutado y tenía una pérdida importante de tejido en el ala derecha”, detalló el veterinario. En estos meses su evolución ha sido positiva “y hemos conseguido que regenere la piel y cierre toda la lesión”. En el ala dañada “empiezan a aparecer cañones de plumas primarias (necesarias para el vuelo)”, se felicitó Oleaga, que espera que para la próxima primavera pueda abandonar el centro. Este águila procede de África “y allí están ahora sus compañeras, a las que esperamos se pueda unir en libertad cuando regresen el año que viene”.

David Villar en una de las piscinas para la fauna acuática

Antes, el ejemplar deberá ir al gimnasio, a lo que David Villar denomina “salas de musculación o de vuelo” en las que los especialistas sueltan a las aves para que adquieran la forma física necesaria para poder devolverlas a la naturaleza.

Ese es el gran objetivo, “recuperar todos los animales que podamos”, dijo Oleaga, que también explicó que “no todos son recuperables pero de estos debemos tratar de obtener toda la información posible”. Eso se hará en los quirófanos y en la sala de necropsia de las instalaciones de Sobrescobio.

El hospital de fauna tiene dos partes bien diferenciadas. Por un lado está la zona destinada al público, ya sean escolares y grupos de visitantes, y por otra la puramente veterinaria o científica. En total son 4.000 metros cuadrados de instalación que se irán ampliando en el futuro. Aún quedan por construir los cercados exteriores.

Los visitantes que lleguen al centro no verán directamente a los animales pero sí podrán hacerse una idea muy fidedigna de lo que allí se hace. Además de una pequeña zona expositiva, con paneles y algunas piezas explicativas sobre la fauna silvestre, el público podrá ver en unas pantallas la evolución de los animales. En cada uno de los espacios en los que están los ejemplares se han instalado cámaras “que permitirán a los veterinarios hacer un control constante de los animales y que servirán también para que los pueda ver el público”, explicó David Villar.

En ese primer espacio se ha habilitado también un aula de formación que se utilizará tanto para las visitas escolares como para la formación de agentes del medio natural.

“Todos los animales que lo necesiten tendrán un espacio en este centro”

David Villar - Director general de Medio Natural

decoration

En la parte dedicada estrictamente al tratamiento veterinario hay, como en cualquier hospital, “habitaciones” para uno, dos y hasta tres animales. Además el centro dispone de dos enormes piscinas para la recuperación mamíferos o aves acuáticas. También hay varios espacios para grandes mamíferos como ciervos, venados o incluso osos. En uno de ellos se recuperó hace una década la osezna Lara hasta ser reintroducida en su hábitat natural. De hecho, aún quedan huellas de su estancia en las paredes metálicas del espacio que ocupó, como advirtió ayer el consejero Alejandro Calvo.

La magnitud de las instalaciones permitirá poder atender casi con total seguridad a todos los animales que sean rescatados en Asturias. “Todos los que lo necesiten tendrán un espacio”, aseguró David Villar. El consejero Alejandro Calvo fue más allá y, dadas las dimensiones del complejo, ya planteó la posibilidad de establecer convenios con otras comunidades autónomas para que se puedan trasladar a Sobrescobio animales rescatados en otras regiones.

Labor veterinaria y científica

Calvo se felicitó por poder inaugurar unas instalaciones que “suponen una gran oportunidad para el crecimiento de Redes”. Calvo no solo destacó el proyecto como “un paso más en el trabajo de unificar todo el trabajo de conservación de nuestro patrimonio natural”, sino que subrayó también “la labor de difusión, promoción y educación” del centro. “Habrá una labor veterinaria y científica, pero también divulgativa”, insistió.

“Habrá una labor veterinaria y científica, pero también divulgativa”

Alejandro Calvo - Consejero de Medio Rural

decoration

Villar, puso ya sobre la mesa que “habrá que empezar a hablar con los ayuntamientos de la zona para empezar a organizar en las próximas semanas visitas escolares”. Algo que posteriormente se pretende extender a los centros educativos de toda Asturias. Además, “a lo largo del próximo año se programarán visitas de grupos de científicos”.

El alcalde de Sobrescobio destacó que “se trata de un proyecto muy criticado”. Ahora pide que “sea un revulsivo para el concejo y todo el Parque de Redes”. En 2020, se registraron 1.670 intervenciones con fauna silvestre, de las cuales 365 requirieron atención veterinaria. En concreto, se prestó atención a animales de 70 especies diferentes y, de ellos, 158 se recuperaron y se reintrodujeron en el medio natural, muchos con dispositivos de geolocalización. En el caso de las aves, todas se liberaron anilladas para su posterior estudio.

“Este centro debe ser un revulsivo para el concejo y para todo el Parque de Redes"

Marcelino Martínez - Alcalde de Sobrescobio

decoration

Compartir el artículo

stats