Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cocineros y hosteleros reivindican la gastronomía rural como “destino turístico”

Profesionales de toda de España participan en unas jornadas de la Montaña Central: “La gente quiere salir, comer bien y ver el paisaje”

Graciela Blanco durante su intervención.

Javier Ollero y Amaranta Rodríguez viven Reboredo, un pueblo de 200 habitantes en O Grove (Pontevedra). Cuando dijeron que iban a a abrir un restaurante allí “todo el mundo veía inconvenientes”. “Ahora nos miran con envidia”, reconoce ella. No es para menos. Este restaurante de aldea fue el primero de Galicia en lograr dos estrellas Michelin. Ayer contaron su experiencia en las primeras jornadas “Gastrollar. La cocina rural desde la Montaña central asturiana”.

Amaranta Rodríguez insistió en que “los restaurantes somos destino turístico” y explicó que el suyo “ya tiene el comedor lleno en octubre, noviembre o diciembre, no solo en agosto”. “La gastronomía mueve el turismo”, insistió. Además, la gallega desmintió un mito, “el mejor marisco de Galicia no está en Madrid, está en mi casa”. Lo hizo para destacar la calidad de los productos de proximidad. También subrayó Rodríguez la comodidad de vivir en localidades pequeñas. “Yo veo a jugar a mi hijo desde el balcón de casa y le llamo a gritos para que venga a comer”.

En ese sentido, Paula Lamas, del restaurante “Roble”, de Pola de Lena, destacó “la conciliación que nos ofrecen los pueblos, algo fundamental”. Ahí, Lamas explicó que en su restaurante “tenemos tres huertos propios”, por lo que la sostenibilidad y el producto de cercanía está garantizado.

Paula Lamas y Jairo Rodríguez decidieron abrir el restaurante en Pola de Lena “porque la oferta gastronómica no era demasiado amplia”. La experiencia está siendo positiva y esperan crecer aún más. “Jornadas como esta son un gran apoyo para los restaurantes de la comarca”, subrayó.

También en Lena está el restaurante de Javier Farpón. El cocinero se formó en La Rioja, y con Nacho Manzano en los fogones de “Casa Marcial” y Diego Fernández en la cocina de Regueiro. Dos años en cada uno de ellos le llevaron a tomar la decisión de abrir su propio negocio, “Casa Farpón”.

“Decidí hacerlo en el pueblo de mi madre, en Mamorana, en una pequeña localidad de Lena en la que yo pasaba todos los veranos”, explicó el cocinero. Farpón rehabilitó la cuadra de su abuelo y poco después compró el local de enfrente para organizar eventos. “Me pilló la pandemia y al final tuve que cerrar el primero que había abierto y seguimos trabajando con el nuevo local”, detalló.

Farpón reconoce “la tranquilidad de trabajar en el pueblo”, donde ya lleva seis años, pero también encuentra dificultades. En primer lugar están las infraestructuras, “que no son las mejores y deberían modernizarse un poco”. Y que “llegar a los suministros y a los proveedores no es tan fácil como si estás en el centro de Gijón”, ejemplificó.

Lo que sí parece más sencillo es llegar a los clientes. “La gente responde y en Asturias no hay distancias”, explica Farpón, que además cree que “después de estar toda la semana en las grandes ciudades, cuando llega el fin de semana la gente quiere salir, comer bien y ver el paisaje”.

Premios “María Luisa”

Precisamente ese lema “Cocina de paisaje”, “es uno de los ejes del plan de posicionamiento gastronómico de Asturias”, como aseguró Graciela Blanco, viceconsejera de Turismo del Principado, que en el acto inaugural de “Gastrollar” celebró la iniciativa que busca “ponderar la cocina rural desde la Montaña central”. La presidenta de la Montaña Central y alcaldesa de Lena, Gema Álvarez, ejerció de anfitriona del encuentro y formó parte del jurado que concedió los premios “María Luisa” a la guisandera Cristina Buznego, a la productora Speltastur/escanda y a la web sestaferia.net. La entrega de los galardones será hoy en Mieres.

Compartir el artículo

stats