Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los últimos vecinos de Tarna resisten a la nieve: "Aquí estoy bien"

Los pueblos de alta montaña sufren las consecuencias del temporal y el un manto blanco de unos veinte centímetros cubre las calles

Los pueblos de alta montaña sufren las consecuencias del temporal y el un manto blanco de unos veinte centímetros cubre las calles VÍDEO: David Orihuela / FOTO: Fernando Rodríguez

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Los pueblos de alta montaña sufren las consecuencias del temporal y el un manto blanco de unos veinte centímetros cubre las calles D. Orihuela

La nieve empieza a desalojar los pueblos de la montaña asturiana. Aunque las precipitaciones aún no han sido abundantes y tan solo un manto de entre diez y veinte centímetros cubre las calles, el pueblo de Tarna, ya está prácticamente vacío. Tan sólo el madreñeru César Martínez mantiene encendida la llama de su chimenea. "Por ahora nieve no hay, así que aquí estoy bien", dice a la puerta de su casa, sin salir "porque tengo gripe y no quiero coger frío". Cesar bromea, "alguien tiene que cuidar el pueblo", cuando repasa de memoria si alguno de sus vecinos aún sigue en Tarna. "Había dos pero debieron marchar de viaje, explica. Al momento, pensativo, añade "y debe haber dos chavales, bueno paisanos como yo, en una casa cerca de la carretera general". Un paseo por el pueblo y ni rastro de más habitantes. La nieve de las calles denota que no hay tránsito. Tan solo huellas de algunos animales, un perro que se acerca a saludar o un gato que mira desconfiado.

En la carretera una señal indica que las cadenas son necesarias para subir al puerto. Según se va ascendiendo la capa de nieve se espesa. La máquina quitanieves sube y baja, aunque sin demasiado trabajo, para dejar limpia la calzada en la que se amontonan las hojas de los árboles.

A 1.490 metros de altura la temperatura desciende a los cero grados y el viento convierte la nieve superficial en una molesta ventisca. A esa altura el espesor de la nieve es sensiblemente mayor pero aún muy lejos de lo que se espera del invierno por estas latitudes.

25

Temporal en Asturias: Así luce el pueblo de Tarna bajo un gran manto blanco Fernando Rodríguez

Compartir el artículo

stats